La FIA cerca de publicar la nueva normativa para la F1 del 2021 y Porsche se acerca


La F1 parece preparada para anunciar sus nuevas regulaciones de motor para 2021. Se espera que la FIA y Liberty Media simplifiquen las reglas y atraigan a nuevos fabricantes como Porsche, entre otras cosas, retirando la unidad MGU-H.

"Es un proceso muy complicado con muchas reuniones y los fabricantes analizan cada detalle", dijo el director de carreras de la FIA Charlie Whiting a Auto Hebdo. "Pero creo que pronto tendremos una idea clara de cómo serán los motores 2021", agregó.

El informe francés dijo que las regulaciones podrían incluso conocerse antes de finales de junio, en los próximos días.

La incertidumbre sobre los motores y otros aspectos de las regulaciones 2021 es la razón por la cual los conductores como Daniel Ricciardo y Lewis Hamilton están buscando firmar contratos de solo dos años. "Ningún conductor razonable firmará más allá de fines de 2020", dijo Hamilton. "Por el momento, nadie sabe cuáles son las regulaciones del motor".

¿CÓMO SERÁN LOS NUEVOS MOTORES?

Las ideas que se presentaron este martes se basaron en seis claves, todas ellas para aumentar la emoción y el espectáculo, pero también relacionadas a una clara intención económica. La F1 quiere atraer a nuevos motoristas al campeonato. Ya ha logrado retener a Honda y ya ha logrado que marcas como Aston Martin, Porsche, Audi, Ilmor o Cosworth se apunten a las últimas reuniones de fabricantes para debatir el tema de los propulsores del 2021. Este es un punto crucial para entender la primera de las cuatro claves de los nuevos propulsores.

Claves de las nuevas unidades de potencia:

1. Serán motores de 1.6 litros, V6, turbo e híbrido como hasta el momento. La tecnología híbrida es la de los coches de calle y para los departamentos de marketing de los constructores es vital demostrar que en la Fórmula 1, la máxima competición del automovilismo mundial, se utiliza tecnología que se usa en sus coches. La F1 siempre ha servido para implantar su gran tecnología en las calles, como un banco de pruebas que marca el futuro de los automóviles, y esa esencia no se puede perder.

2. Motores más baratos, punto imprescindible para que entren nuevos motoristas en el campeonato. La actual tecnología es muy cara y hay que cambiarla. Así pues, se establecerán parámetros de diseño interno preestablecidos. Esto permitirá además que sea más fácil insertar otro motor de otro fabricante en un chasis y en su sistema de transmisión.

3. Menos complejos. Actualmente, los motores se deben entender como unidades de potencia, formadas por 6 elementos principales con una tecnología muy complicada: El ICE (motor tradicional), el MGU-K (recuperador de energía en las frenadas), MGU-H (recuperador de energía del turbo), turbo compresor, batería y centralita electrónica, además del sistema de refrigeración. Una marca tan potente como Honda no ha sido capaz de crear un motor de estas características que sea competitivo y fiable, lo que demuestra la complejidad de estas unidades, y si se quiere atraer a nuevos constructores, la fórmula deberá simplificarse, ya que muchos de ellos no estarán dispuestos a perder millones y millones en hacer propulsores tan complejos y caros.

4. Combustible. Otro de los puntos importantes es que se investigarán las regulaciones de combustible y los límites de cantidad de combustibles utilizados.

INTERÉS DE PORSCHE Y ASTON MARTIN
Sabemos que Aston Martin también participa en las conversaciones, evaluando la posibilidad de involucrarse como motorista junto a un socio, y el mismo caso ocurre con otros fabricantes. Entre ellos, el más importante sería Porsche, que el año pasado puso fin a su programa LMP1.

La firma alemana entrará en la Fórmula E desde 2019, pero el campeonato eléctrico no sería su única motivación. Mientras que con su 919 Tribute se han planteado batir una serie de récords -el primero ya cayó en Spa hace unos días-, eso podría servir como plataforma de lanzamiento para un programa en F1. Será, eso sí, siempre que se den todas las condiciones que consideran necesarias.

"Porsche está pensando en comprometerse con la F1 en 2021", asegura Gerhard Berger en Auto Bild. "Están esperando a escuchar las nuevas reglas de motores, que deberían hacerse públicas en mayo, y luego decidirán".

Entre los propietarios de la F1 existe la clara intención de atraer nuevos fabricantes de motores y nuevos constructores. "Queremos grandes nombres como Porsche en la Fórmula 1, y creamos el ambiente para que ocurra", dice Ross Brawn, director deportivo de la F1.

El interés de Porsche en la F1 no es nuevo. En 2017, el director financiero de la marca, Lutz Meschke, dijo a Motorsport.com: "La F1 podría ser uno de los lugares adecuados. Como saben, la Fórmula E es muy importante para nosotros en este momento, y la F1 es siempre un buen tema a tener en cuenta y creo que el debate de los nuevos motores es muy interesante".

Sin embargo, incluso para una empresa tan emblemática como Porsche, la cuestión de la reducción de costes será crucial...