¿Son los problemas de motor los únicos que afligen a McLaren? | Artículo especial


Todos conocen el número enorme de problemas que tiene McLaren este año, bueno, yo diría desde el 2015, cuando comenzaron a rodar en pista con los motores Honda; pero esta vez no pretendo satanizar al fabricante japonés, ya lo he hecho en muchas ocasiones, y aunque ganas no me falten, es importante señalar algunas fallas que han tenido los de Woking.

Problemas de Chasis, fiabilidad, financieros, de calentamiento de neumáticos y por su puesto, de motricidad, todo un coctel que solo ayuda al colapso del equipo inglés, una situación en la que los dejó Ron Dennis, y de la que es muy difícil salir.

Se dice que el MCL32 es un chasis excelente, según Fernando Alonso, el equipo inglés puede que tenga el tercer mejor chasis de la parrilla, opacado por las grandes deficiencias del motor que lo propulsa. pero ¿de verdad es así, o será esto otra estrategia para minimizar el daño a la imagen del equipo? Aunque la complejidad del chasis del MCL32 salta a la vista, y estuvo entre los mas analizados en la fase de las presentaciones, el poco kilometraje y la carencia de velocidad punta, hizo que la preparación de la máquina se viera afectada.

Según algunos datos arrojados por algunos ingenieros del conjunto inglés, debido a la falta de rodaje durante la pretemporada, perdieron casi un segundo respecto a sus rivales por lo que el resto de la temporada no solo tendrás problemas con el rendimiento del motor, también estarán muy por detrás en lo que respecta a chasis, y en vista de que para el 2018 no habrá cambios importantes en el reglamento técnico, se puede decir que ya empezamos mal para el año que viene.

En la pretemporada, era evidente como Fernando Alonso luchaba al final de la recta de meta para mantener el coche en pista, sin embargo, tanto en aquel momento como en el GP de España, celebrado en el mismo circuito, el bicampeón aseguró que el agarre del MCL32 en las curvas era óptimo y no tenía mucho que envidiar al W08 y al SF70H de Mercedes y Ferrari; pero si no puedes ir al límite ni a una velocidad punta decente, es normal que no tengas problemas de estabilidad en el coche.

Solo cuando puedes exprimir al máximo tu monoplaza y tratas de ir más allá de sus límites para dar caza a rivales más fuertes, es que salen los defectos del chasis y surgen los problemas de balance, pero mientras quitas caballos de fuerza para tratar de terminar las carreras no puedes tener una buena apreciación de la calidad del coche.

Jenson Button, en 2009, cuando compitió y ganó el mundial en el equipo Brawn GP; afirmó que su coche tenía un balance perfecto, pero tomemos en cuenta que su monoplaza tenía un rendimiento muy superior al de sus rivales y su compañero de equipo no representó un problema para sus aspiraciones asi que era muy obvio que no estaba sacando el 100% de su máquina, o al menos no se comprometía con ir más alla del límite, donde todo cambia.

Por otra parte, nos encontramos con el bajo rendimiento de los mecánicos de McLaren, en el GP de España el equipo inglés no figuró ni entre los 10 primeros de los pitstop más rápidos, incluso, Vandoorne tuvo problemas en su última detención, lo que deja mucho que desear, esto es evidencia de que no solo cuentan con problemas de motor, aunque es verdad que estos son los más notables y los que no dejan que equipo surja, pero deben replantearse varias cosas para volver estar arriba.

Para ganar en la F1 es necesario juntar cientos de elementos de la forma más armónica posible, y McLaren está dejando que sus problemas de motricidad hundan el resto de elementos, y esto puede hacer que, aunque lleguen a tener un buen motor, no puedan salir del agujero en el que se encuentran, y tomando en cuenta el gran presupuesto con el que cuentan, esto sería un gran desastre.

 Aunque no debemos pensar que McLaren aún están lejos del desastre, a día de hoy, después de haber disputado 5 carreras esta temporada, McLaren es el único equipo que no ha puntuado, mientras que Sauber, gracias a Pascal Wehrlein, si lo pudo hacer en Barcelona.

Tomando en cuenta la diferencia dilatada entre los presupuesto de Sauber y McLaren, podemos darnos cuenta de la magnitud del desastre; hasta finales del 2016, se estimó que los de Woking invertían aproximadamente 216 millones, contra los 110 que destinó Sauber a la F1. Pero si a esto le añadimos la ausencia de un patrocinador principal, lo que aumenta las posibilidades de un colapso financiero, nos encontramos con un panoramos muy gris para el conjunto naranja.

Todo esto mientras el equipo invierte esfuerzos en la Indy 500, solo para tratar de mantener contento al piloto estrella, Fernando Alonso, y evitar que se marche a otro equipo tras la culminación de su contrato actual.

Son muchas las incognitas que se nos presentan al pensar en McLaren, el velo del motor Honda no deja ver más allá, no nos permite soñar con un futuro brillante, y aunque sea algo doloroso, es muy probable que en el futuro a mediano y largo plazo, el equipo McLaren se convierta en una especie de equipo Williams, que gana una carrera cada casi 10 años y que a fecha de hoy, mayo del 2017, tiene 20 años sin ganar un mundial de F1.