Ericsson y Vandoorne, fueron castigados por las gomas y los frenos en Mónaco


El piloto de Sauber, Marcus Ericsson, ha culpado los frenos y los neumáticos fríos en su accidente al final de carrera tras el Safety Car durante el Gran Premio de Mónaco. Por otra parte, el piloto belga del equipo McLaren, Stoffel Vadoorne contó con una suerte similar mientras luchaba en la P10.

En la vuelta 64/78, cuatro vueltas después de que el Safety Car fue desplegado, Ericsson se deslizó fuera de pista en Sainte Devote y se estrelló contra las barreras, causando daño terminal a su C36.

"Ha sido un fin de semana muy duro desde el principio hasta el final", dijo Ericsson. "Con el ritmo que hemos tenido este fin de semana, la carrera fue decente de mi parte. Por desgracia, he tenido algunos problemas con los frenos detrás de la Safety Car. Traté de bajar la temperatura del freno, pero tuve que mantener los neumáticos en la ventana de trabajo óptma.

"La combinación de frenos sobrecalentados y neumáticos fríos me hizo luchar mucho para detener el coche, así que no pude evitar deslizarse por las barreras".

El piloto de McLaren, Stoffel Vandoorne, sufrió un accidente similar justo después de que entrara el Safety Car, también había tenido problemas para mantener el calor en sus neumáticos. "Hacia el final de la carrera, sabía que sería difícil en el reinicio", dijo.

"Siempre es difícil calentar los Super blandos, y sabíamos que no podríamos cubrir a Sergio [Pérez] y Felipe [Massa], que habían cambiado a los option detrás del Safety Car.

"Eso no fue una opción para nosotros - cuando estás en el top 10, tienes que mantener tu posición. Fue difícil poner los neumáticos y los frenos a temperatura, y no tenía a dónde ir".