McLaren y la verdadera razón de su ingreso en la Indy 500 de la mano de Alonso


Hace algunos meses se incluyó a Bruce McLaren en el salón de la fama del automovilismo norteamericano, parece que algo se venía fraguando entre los ingleses y el autmovilismo americano, también, para esta temporada, el conjunto con sede en Woking, cambió sus colores al naranja papaya, lo que recuerda las glorias de antaño, y ahora, como capricho adicional del destino, retornan a una de las categorías en la que tanto éxito tuvieron en los años 70, la IndyCar.

Es bien sabida la gran frustración que tiene ahora mismo Fernando Alonso, el español desea desesperadamente un coche competitivo, una máquina que le permita competir codo a codo con Hamilton y Vettel por el título mundial, y tras haber recibido la negativa del conjunto inglés para competir en Le Mans el año pasado, parece que ahora quieren 'mantenerlo contento', dándole la oportunidad de participar en la Indy500, a bordo de un McLaren Honda del equipo Andretti.

Pero viéndolo desde otro punto de vista, McLaren busca mostrarse en otros escenarios, buscan desesperadamente patrocinadores, y competir en el evento más grande del automovilismo norteamericano este año, puede ser la mejor oportunidad para atraer la atención de nuevos socios.

McLaren M16B, en la Indy500 de 1972

Todavía era de madrugada en Indianápolis cuando se informó de que un McLaren estaría compitiendo en la 101ª carrera más grande de IndyCar y que un dos veces Campeón Mundial de Fórmula 1 y la actual estrella de F1 estarían al volante. Echa un vistazo a las redes sociales unas horas más tarde, y todo sigue lleno de emoción.

No era un secreto que Alonso se había sentido intrigado por el Indy 500 en el pasado. Como cualquier corredor verdadero, ese deseo innato de competir y de desafiarse naturalmente atrajo al español, especialmente porque el formato está tan lejos de su zona de la comodidad.

También, estudiante de historia, Alonso sabe que la oportunidad de disputar cualquier etapa de la fabulosa Triple Corona fuera de la F1 es cada vez más rara. Nombrada por la hazaña de ganar el Gran Premio de Mónaco, Indianápolis 500 y las 24 Horas de Le Mans, la Triple Corona pertenece actualmente a sólo un conductor: el fallecido Graham Hill.
Johnny Rutherford en las 500 de Indy en 1974, con un McLaren
Alonso ya es dos veces ganador del Gran Premio de Mónaco, y muchos sostienen que sigue siendo uno de los pilotos más talentosos en la parrilla (reforzado por el hecho de que sus compañeros conductores lo han votado en varias ocasiones como "Mejor piloto de F1 activo").

Sin embargo, ahora debe correr en una serie diferente. Es complicado dejar a su actual equipo de Fórmula 1 durante el fin de semana más prestigioso del deporte para competir en otro hemisferio. Para que esto sucediera, innumerables detalles tenían que caer en su lugar.

Pensemos primero en el equipo de McLaren-Honda. El progreso ha venido lentamente al legendario fabricante desde la adopción de motores Honda el año antepasado, y después de innumerables fracasos, falta constante de ritmo y la dificultad de adaptarse a las nuevas reglas del 2017, los aficionados se encuentran emocionados cuando un McLaren de alguna manera rompe en el top 10.

Es cierto que el equipo mostró signos de mejora, pero mantener un frente positivo ha sido difícil para Alonso y su compañero de equipo Jenson Button. Su falsa celebración en el podio en Brasil, sus gritos por radio en los que decía que tenía un motor de GP2, los momentos de la silla de jardín de Alonso, sus risas incrédulas sobre la radio del equipo a las sugerencias de aumentar su ritmo, todo se combinó para pintar un cuadro frustrado del equipo basado en Woking que Parecen no poder modificar.

Justo el año pasado, el director del equipo, Ron Dennis, fue expulsado, Button pareció retirarse de la Fórmula 1 con bastante alegría, los rumores de retiro se arremolinaron para Alonso y el equipo tuvo que negar que estaban abandonando a Honda. En las pruebas de pretemporada volvieron a descender. La valiente fachada de Alonso era delgada. Dos abandonos para comenzar la temporada tampoco han ayudado.
M16 de McLaren, destinado a competir en la Indy500 de 1976
Tenía que parecerle a Alonso que quizá nunca hubiera una oportunidad más perfecta de salir que ahora. El CEO de su equipo, Zak Brown, es estadounidense y es amigo íntimo de Mark Miles, el CEO de la compañía propietaria del Indianapolis Motor Speedway. Su equipo tiene una obvia falta de patrocinadores. Su proveedor de motores, Honda, ha ganado las dos primeras carreras de la temporada Verizon IndyCar después de algunos años de dominación de Chevy. Y el equipo de Andretti Autosport, con quien tiene un acuerdo, ganó la Indy 500 del año pasado con un ex piloto de F1 y novato, Alexander Rossi.

¿Cómo podría negarse? En años anteriores, me resulta difícil creer que Dennis o algunos de los patrocinadores más grandes de McLaren hubieran estado demasiado interesados ​​en que Alonso se saltara el Gran Premio de Mónaco. Incluso hoy en día parece sorprendente pensar que un equipo de Fórmula 1 se sentiría seguro permitiendo que un piloto compita en un escenario tan rápido e implacable como el de la Indy 500. Además, es poco probable que esto sería permitido si Bernie Ecclestone estuviera en su cargo como máximo responsable de la Fórmula 1, especialmente dada la poca inclinación del británico a permitir que cualquier otra serie atraiga la atención del deporte.
Peter Revson, pioto de McLaren en la F1 y en las 500 millas de indianápolis

¿Es esto simplemente una manera de aplacar a un Alonso frustrado y mantenerlo comprometido hasta que el coche mejore? Tal vez, pero Brown está pensando en un cuadro más grande. "Cualquier prensa es buena prensa" no ha funcionado para McLaren, así que ¿qué mejor manera de cambiar las cosas que romper una de las mayores historias de la temporada de carreras?

Uno puede recordar la sorpresa y el apoyo que Nico Hülkenberg quien ganó las 24 horas de Le Mans en 2015. La noticia de que un piloto de F1 activo estaría corriendo fue trascendental, sobre todo cuando ganó el evento con Porsche en su primer intento. Pero Le Mans es diferente de Indy.

Será un reto para Alonso, pasar de la alta downforce de un F1, a la increíble performance de un Dallara en un óvalo gigante por 500 millas a 230 mph. Eso fue aún más esperado que la pintura naranja de McLaren.


Sin duda, parece que con esto McLaren piensa matar a dos pájaros de un tiro, por un lado mantiene contento a Fernando Alonso, y por el otro, expande su marca en busca de éxitos en otros lugares, donde una vez se llevaron los máximos honores y se hicieron un hueco en la historia del automovilismo estadounidense.