Haas tiene una clasificación agridulce | Grosjean es 9° y Magnussen último


El piloto francés del equipo Haas, asegura haberse sentido mejor con el cambio de balance que sus mecánicos hicieron en su VF17 para la clasificación, lo que le abrió las puertas a la codiciada Q3 en el trazado de medio oriente.

Tras unos entrenamientos complicados, en los que, una vez más, vimos al galo quejandose con su equipo, parece que el personal de Haas supo dar el tecla y convirtió al coche #8 en uno de los 10 más competitivos de cara a la carrera de mañana. "Ha sido genial dar la vuelta al día como lo hicimos", dijo Grosjean. "Realmente tuvimos problemas en la sesión de entrenamientos finales, ya que no podía sentir el coche, pero los muchachos hicieron un gran trabajo en el establecimiento de la calificación y el coche se sentía mucho mejor desde la Q1. Eso fue bueno y estoy muy feliz por donde estamos, estamos en un gran lugar para comenzar la carrera. El año pasado empezamos nueve y terminamos quinto, así que todo es posible, va a ser una carrera larga ya que la degradación de los neumáticos va a ser importante aquí", explicó.

Kevin Magnussen, saldrá último en la carrera de mañana, el danés, al igual que Sergio Pérez, se vió afectado por las banderas amarillas en los minutos finales de la Q1, viéndose obligado a abortar su vuelta rápida. "Es mala suerte, estas cosas suceden, pero siempre es molesto", reflexionó Magnussen. "Así es a veces, tenemos que levantarnos mañana y tener una buena carrera. Obviamente en China, las condiciones de carrera eran un poco más fáciles de combatir, pero todavía vamos a darle un paso".