Verstappen aún no tiene un objetivo claro en 2017


El piloto de Red Bull, Max Verstappen, no se atreve a realizar predicciones por el poco kilometraje que han rodado todos los equipo este año, aún no se sabe con exactitud el orden jerarquico de la parrilla de F1, así que el holandés no sabe donde estará en el GP de Australia.

El joven tulipan cree que en el GP de España se sabrá cpn exactitud donde estarán cada uno, y podrán determinar si pueden luchar por el mundial. "Hasta Australia no sabremos dónde estamos. Melbourne es un circuito diferente al resto y los equipos llevan mejoras, y es por ello que fijarnos en los tiempos de pretemporada no tiene mucho sentido. Claro que siempre hay que estar atentos a los resultados, pero no debemos preocuparnos de si son buenos o malos aquí (en Barcelona)", ha explicado Verstappen a GPUpdate.net. "Por eso mismo no tengo un objetivo para 2017. Lo tendré después de las primeras cuatro carreras, porque habremos tenido diferentes carreras en circuitos distintos y eso nos dará una indicación de lo que podremos conseguir", ha añadido el holandés.

Por otra parte, Verstappen se ha mostrado prácticamente enamorado de la nueva generación de coches de Fórmula 1 de 2017 y de su aspecto, que en comparación a los anteriores años, han mejorado mucho en palabras del #33.

"Me gusta mucho cómo son los alerones traseros este año junto con las aletas de tiburón. Mucha gente dice que las aletas son feas, pero siendo honestos a mí me gustan, y después tienes el alerón delantero, los bargeboards… todo en los coches de 2017 es muy bonito", ha afirmado.

"Los coches de 2016 parecen muy aburridos en relación a los de este año. Así es cómo los coches de carreras deberían ser", ha concluido Verstappen.