Pérez comienza el año al límite de lo legal | viernes de sanción y sábado de reprimenda


Después de haber sido sancionado el viernes por exceso de velocidad en el pitlane, Sergio [Checo] Pérez, sigue llamando la atención de los comisarios, provocando otra investigación por girar excesivamente lento durante la jornada sabatina en Australia, sin embargo, en este último caso, se ha salvado de la sanción.

Sergio Pérez, fue acusado de permanecer durante un tiempo excesivo a baja velocidad tras la retirada del Safety Car de la pista, por lo que estuvo bajo investigación, pero tras haber comprobado que no afectó a ningún otro piloto, solo fue reprendido y no sancionado.

Según los comisarios de la FIA, el mexicano estuvo girando a baja velocidad durante 4 segundos después de la salida del coche de seguridad de la pista australiana.

Los delegados tomaron nota del artículo 27.4 del Reglamento Deportivo, que dice:

"En ningún momento se puede conducir un automóvil innecesariamente a baja velocidad, erráticamente o de una manera que pueda considerarse potencialmente peligrosa para otros conductores o cualquier otra persona".


Pero más tarde, los comisarios emitieron la decisión, y acordaron no sancionar al piloto del coche rosa: "Los comisarios escucharon al conductor, Sergio Pérez, y representante del equipo, y determinaron que superó el tiempo especificado por la FIA en algo más de cuatro segundos. [Él] no fue impedido por ningún otro conductor y por lo tanto estaba manejando innecesariamente lentamente en violación del Artículo 27.4 de la FIA Formula One Sporting Regulations. Como Pérez no impidió a ningún otro conductor, los comisarios consideraron suficiente una reprimenda", reza el comunicado.

Pérez fue también el primer piloto en ser penalizado en 2017 por exceso de velocidad en el pit lane en la práctica del viernes.