Palmer califica de "desastroso" a su coche tras quedar último en la clasificación


Jolyon Palmer, comenzó la temporada con el pie izquierdo y lanzando fuego a su equipo, calificando al RS17 que condujo hoy en Australia como un desastre, haciendo referencia a lo fallos técnicos y al mal balance que dicha máquina ha presentado hasta ahora.

Tras una pérdida de potencia en la primera sesión de entrenamientos libres, el iglés chocó su monoplaza en los segundos ensayos, posiblemente gracias a esos problemas de balance que señala tan vehementemente.

Palmer, fue el piloto más lento de la jornada clasificatoria, finalizando a poco más de 1 segundo de su rival más cercano, Lance Stroll. "Tuve una oleada de combustible en la primera carrera por lo que no hice una vuelta", explicó Palmer. "La segunda vuelta fue la primera de todo el fin de semana con combustible bajo y los ultra blandos, y el coche fue horrible. Ayer hice cuatro vueltas, pero el coche se sintió bien, luego me estrellé, pero me sentía feliz con el coche. Hoy el coche fue configurado de nuevo, y tengo que agradecer a los chicos, pero fue un desastre, estoy un segundo por vuelta más lento que en los libres 1, que es bastante terrible. Los frenos son terribles, el equilibrio es bastante horrible, la tracción es terrible", expuso.

Palmer, sin embargo, está preparado para comenzar por delante de Stroll en la parrilla, debido a la penalización de cinco plazas que el novato canadiense, por haber cambiado la caja de engranes.


Hulkenberg, sin embargo, pudo finalizar duodécimo