En McLaren creen que pueden tener fallos de motor en Australia


Para McLaren, el arranque de la segunda semana de test ha sido ligeramente mejor que el de hace 7 días, sin embargo, haciendo un balance completo de la situación del conjunto británico; nos encontramos con que el estado actual del equipo, es mejor que tenían a esta altura en 2015, pero peor que el del 2016. Aunado a ello, desde la plana mayor de la formación inglesa, auguran un inicio de temporada complicado y lleno de fallos.

Fallos hidráulicos, eléctricos, de software, en fin, el motor Honda parece que solo sirve para mantenerlo dentro de los boxes, ya que al asomarse a la pista resulta ser un fracaso total. En el marco de esta situación, nos encontramos con un gran retraso, que imposibilita la prueba del coche que usarán en Australia esta semana, algo imperativo para descartar fallos en lo que será la primera cita del mundial.

"La versión del coche que tenemos aquí es la de la presentación. Probamos piezas, pero no correremos con el coche completo hasta Australia. El coche reacciona bien a cualquier cambio que le hacemos. Los pilotos están bastante contentos con eso", confirma Eric Boullier, director de carrera de McLaren.

Honda tiene previsto probar el motor de Australia esta semana, pero Boullier, aunque esperanzado por las mejoras que llevarán los japoneses, no se atreve a hacer predicciones. "Una cosa es que utilicemos la misma versión que la semana pasada. Creo que la próxima habrá solucionado estos problemas, o la mayoría. Basándonos en estos test, podemos esperar algunos cambios, pero lo habrán solucionado antes de que empiece la temporada, o al menos durante el principio de la temporada", ha añadido el francés en su rueda de prensa.

"Toda vuelta que dejes de hacer o tiempo de pista que no aproveches es una pérdida, cuando hay ocho días. Hay unos mínimos, que para nosotros son comprender el coche y la correlación. Es lo mínimo que necesitas, podemos operar a partir de eso. Tenemos experiencia suficiente y sabemos qué podemos hacer".

"No estoy muy preocupado todavía. Nos ha afectado a nuestro trabajar de conocer el coche y validar algunas partes, pero el proceso de hoy tiene más que ver con generar información y estar seguros de que la correlación con Woking funcione. Nos hubiera gustado dar más vueltas, pero las que hemos hecho han estado bien. La correlación ha sido buena. Todavía no estoy preocupado. Por todo lo demás, lo dejo en manos de Honda para estar seguros de que lo investigan bien y lo solucionan, tenemos que confiar en que lo harán y creemos que lo harán".

Admite que rodar a medio gas les perjudica, aunque relativiza la magnitud de la situación. "Afecta a tu comprensión del desarrollo. Si no vas lo bastante rápido, no aplicas energía suficiente a los neumáticos, los frenos o el coche. Hay muchas consecuencias por ir 15 o 18 kilómetros/hora más lento en las rectas, pero podemos recoger la mayoría de la información simplemente rodando. Es lo que queremos ver. Es para estar seguros de que la correlación con Woking es correcta. Sería más fácil si tuviéramos la misma velocidad que los otros, porque entonces comprendes mejor algunos factores", concluyó.