El equipo Haas tuvo un viernes agridulce en Australia


A pesar del resultado alentador obtenido por Haas el día viernes en Australia, Kevin Magnussen es víctima de los fallos mecánicos de su VF-17; al margen de todo esto, nos encontramos con la primera prohibición de la temporada, en la que se le solicitó al conjunto americano quitar la aleta T de ambos coches por la excesiva flexión que esta mostraba.

Guenther Steiner, jefe del equipo Haas, se mostró esperanzado gracias a la octava posición de Romain Grosjean, sin embargo, se mostró dubitativo por el uso de la ala T para el resto del fin de semana. "Probamos esta ala en toda la prueba de Barcelona, y nunca tuvimos un problema con el rompimiento o nada, en los segundos ensayos tuvimos que retirarlo, pero tenemos que evaluar si lo usamos en los libres 3. En los datos podemos ver que el ala genera carga aerodinámica, está funcionando, así que queremos recuperarlo, pero tenemos que ver si se nos permite hacerlo. En este coche de carreras todo está al límite, todo ayuda, y quieres mantenerlo. Creo que esta mañana su vuelta fue la mejor que pudo haber hecho. "Esta tarde estuvimos unas décimas de ventaja en sus mejores vueltas. Está bien, pero todos están muy cerca, así que podemos terminar octavos, pero también terminar 15 o 16. Todo está en él”, señaló el directivo.

Por otra parte, Magnussen, se limitó a sólo ocho vueltas, y solo pudo superar al Renault de Jolyon Palmer. "Fue un día frustrante, realmente no conseguí mucho de él. Investigaremos y, esperemos, encontraremos el problema, veremos lo que sucederá mañana. No sabemos lo que va a hacer el clima, podría llover y todo cambiará de todos modos. Es bueno ver, sin embargo, que el coche es competitivo, que es muy emocionante para la temporada, y es un positivo a tomar desde
 hoy", apuntó el danés.

Mientras tanto, Romain Grosjean firmó un gran día ocupando la octava plaza, solo por detrás de los equipos topes y del Toro Rosso de Carlos Sainz. "Fue un día bastante bueno en mi lado del garaje", dijo Grosjean. "El coche se sintió mucho más agradable que en las pruebas de invierno, lo cual es genial. Es bueno estar aquí y poner la configuración correcta en el coche y salir y divertirse. Hicimos más o menos el programa que esperábamos, lo cual es sorprendente para un primer día en Australia", explicó el francés.