La FIA espera redifinir la normativa y acabar con las suspensiones activas


El 3 de enero, Ferrari envió una carta al órgano rector de la F1, en donde pedía una explicación detallada de la parte del reglamento que regula las suspensiones de los coches, señalando que, según lo visto en invierno, Mercedes y Red Bull cuentan con lo que ellos denominan suspensiones activas, lo cual puede comprometer la legalidad de los diseños de amas escuderías.

Tanto Mercedes como Red Bull, han defendido sus diseños, incluso, McLaren ha admitido recientemente, que su suspensión es similar al de las escuderias mencionadas; por lo que puede que estemos ante un vacío en el reglamento al estilo del doble difusor del 2009, y del que Ferrari no ha sabido aprovecharse.

Gracias a todo el revuelo que gira en torno a las supuestas supensiones activas, la FIA planea redefinir la norma tras una exahustiva investigación. "No sólo vamos a fijarnos en el movimiento de suspensiones, sino también qué ocurre después con el coche", resumía un escrito emitido por la federación.

El nuevo foco del análisis no sólo se basará en los sistemas que accionan la manejabilidad del coche, sino también en cómo se distribuye la fuerza que provoca los mayores niveles de agarre en las curvas lentas. La complejidad de esta nueva suspensión no tiene precedentes en la Fórmula 1 moderna, aunque los dos equipos bajo sospecha no temen que los esfuerzos de la FIA por contentar las presiones de Ferrari puedan obligarles a modificar sus diseños antes del Gran Premio inaugural de Australia.

"Esto no cambia nada: estamos convencidos de que nuestro coche es legal", advierte Christian Horner, jefe de equipo de Red Bull. La serenidad del directivo británico no sorprende precisamente por la dificultad que afronta la FIA a la hora de introducir una aclaración en el reglamento con dos efectos de difícil conexión: prohibir el nuevo sistema con manifiesta convicción en su ilegalidad, pero sin llegar a revelar el secreto de su funcionamiento para evitar que el resto de equipos busquen nuevas lagunas durante la temporada. La imagen pública de la Federación también puede quedar deteriorada con cualquier redefinición polémica de las normas, algo que tranquiliza a los equipos investigados.

Fuente: Soymotor.com