El peso mínimo de los F1 vuelve a aumentar, ahora deben pesar al menos 728 Kgr


El reglamento aprobado en 2016 para la temporada 2017, rezaba que el peso mínimo de los monoplazas debe ser de al menos de 722 kilogramos, este número se impone gracias a otros cambios en el reglamento, como la ampliación del tanque de combustible y la anchura de los neumáticos, tras varias simulaciones computarizadas, se acordó que 722 kilogramos debe ser el peso mínimo para mantener un óptimo equilibrio de los monoplazas.

Ahora, a poco más de un mes para el inicio del mundial, se ha vuelto a cambiar el peso límite gracias a nuevos resultados en las simulaciones, así reza el artículo 4.3 del reglamento:

"El límite de peso se ajustará en base a las diferencias - que se redondearán a la cifra entera más cercana - entre el coche completo y los pesos independientes de cada uno de los ejes entre 2016 y 2017", recoge el portal estadounidense Motorsport.com.

Un mayor peso mínimo permite a los equipos tener más margen con la instalación de cables y con el uso materiales más pesados. A diferencia de los coches de la década pasada, los motores híbridos suponen un peso extra debido a las baterías para almacenar la energía eléctrica, pese a que el motor de combustión sea más pequeño. A pesar de este inconveniente del peso, se esperan mejoras de hasta tres y cuatro segundos respecto a 2016, cuyo reglamento marcaba un mínimo de 702 kilos.

Esta medida ayudará también al incremento de peso de los pilotos, tras el duro entrenamiento físico para ganar musculatura, especialmente en el cuello. En 2009 se vivió un episiodio contrario a este, cuando el peso mínimo no se modificó y debido al KERS y al peso del piloto, cualquier gramo contaba. Esto llevó a los pilotos a adelgazar en demasía y algunos tuvieron amagos de desmayo en Grandes Premios complicados debido al calor.