¿Aún no lo sabías? Novedades en el reglamento de la temporada 2017 de F1


La F1 sufrirá por otro cambio radical en el reglamento técnico, esto cambiará completamente la manejabilidad del monoplaza ya que se trata de un cambio en la aerodinámica, los alerones serán más anchos, el aleron trasero más bajo y los neumáticos aumentaran su anchura, se prevee que con todo esto, los nuevos monoplazas puedan llegar a ser entre 4 o 5 segundos más rápidos, dando origen a los coches más rápidos en la historia de la F1.

El alerón delantero pasará de medir 1.650 mm a 1.800 mm, incrementando su tamaño. El trasero, por su parte, incrementará su anchura de 750 mm a 900 mm, mientras que la altura se verá reducida de 950 mm a 800 mm.

2017 también traerá cambios en el ancho de los neumáticos, pasando de 245 mm a 350 mm los delanteros, y de 325 mm a 405 mm los traseros. Las nuevas gomas, al ser más grandes, conseguirían un mayor agarre para mejorar los tiempos. Pirelli ha tenido un programa de 25 días de test extra para probarlos, que los ha utilizado solo con tres equipos: Mercedes, Red Bull y Ferrari.

En cuanto al chasis, su anchura pasará a un máximo de 1.600 mm, mientras que en la actualidad el máximo es de 1.400 mm. También veremos en 2017 difusores de mayor envergadura, pasando de 125 mm de alto y 1.000 mm de ancho en 2016, a los 175 mm y 1050 mm. Además, el peso máximo pasa de 702 kg a 728 kg más los neumáticos.

El segundo gran cambio que se ha adoptado para 2017 hace referencia a los motores, cuyo cambio de normativa se aprobó durante el GP de Rusia y que afectan a tres áreas: los costes, el suministro y el rendimiento.

Costes: En 2017 el precio de cada unidad de potencia se reducirá en un millón de euros en comparación con 2016. En 2018 el precio anual del suministro se reducirá otros tres millones de euros. La reducción en el gasto de los trenes motrices se impulsará desde el Reglamento Técnico y Deportivo de 2017 y 2018, con una progresiva reducción del número de unidades de potencia por piloto y temporada.

Suministro: Se asegurará el suministro de motores a los equipos cliente, ya que el proceso de homologación incluirá una ‘obligación de suministración’ que se activará en caso de que un equipo se encuentre sin fabricante.

Rendimiento: El nuevo acuerdo incluye un paquete de medidas que persigue alcanzar la convergencia de rendimiento. El sistema de tokens se eliminará a partir de 2017. Para 2017 y 2018 se introducirán limitaciones al peso de partes del motor y restricciones en cuanto a dimensiones y materiales.

Pese a todo lo que se dice, el director técnico de Williams, Pat Symonds, indicó que los monoplazas no serán tan veloces. La pregunta es si éste es el cambio que realmente necesita la F1 para aumentar su espectacularidad. Los coches ocuparán mayor parte de la pista, en recta serán más lentos, pero con un paso por curva infinitamente superior. La distancia de frenada se reducirá, lo que provocará que los adelantamientos se compliquen, algo que podría ir en contra del objetivo principal de la nueva normativa.

Otra de las dudas reside en la anunciada “igualdad de motores” por la dificultad de controlar el gasto de las fábricas pese a la reducción del coste de manutención de los propulsores, que serán más ruidosos. Los cuatro suministradores garantizarán un propulsor a cualquier equipo que lo desee siempre que pueda permitírselo económicamente, y trabajan en unidades de potencia que tengan entre ellas una diferencia inferior por vuelta al 2%. Además, se elimina el sistema de tokens que tantos dolores de cabeza ha dado a Honda desde 2015, y se aumenta el peso de gasolina por GP en un 5%para ir a fondo más tiempo.

A continuación, las nuevas medidas de los monoplazas a partir de la temporada 2017 de F1:

Para más información sobre el reglamento, ve a la sección de Reglamento completo de la F1 haciendo click aquí.