¿Quien es Lance Stroll? | ¿Piloto brillante por su talento o por su dinero?


Normalmente la fama antecede a las personas, pero en el caso de Lance Stroll, la fortuna de su padre, Lawrence Stroll, precede a la fama de joven canadiense; y es que el magnate de la moda, entre sus pertenencias cuenta con marcas como Polo Ralph Lauren o Tommy Hilfiger como joyas de su corona, a la vez que copropietario del circuito de Mont Tremblant; según muchos, estas empresas le han permitido a la familia Stroll, darse el lujo de gastar 30 millones de dólares, como pago por su estadía en la escudería con sede en Grove, esto puede ser un muy buen motivo por el cual Lance, se ha convertido en el nuevo piloto del equipo Williams para la temporada 2017 de F1. Pero cerrando el voluminoso paréntesis que abarca a la fortuna de su padre, continuemos con lo que nos interesa, ¿Quién es el piloto Lance Stroll?

Agresivo, pero en exceso, rápido pero inconsistente, son algunos de los atributos que Lance Stroll demostró tener en las categorías de promoción, en las que, con un soporte técnico y financiero de primera, pudo abrirse paso entre grandes campeones del futuro para llegar a la máxima competición del automovilísmo mundial,aunque son muchos los que lo critícan, creo que pilotos como él dirían: El fin justifica los medios.

El padre de la criatura, el cual ha amasado una fortuna en el mundo de la moda digna de ser apreciada por Forbes, es amante del motorsport y coleccionista de Ferrari. No es un coleccionista más, pues en su garaje se encuentran vehículos tan alucinantes como un F40, un 250GTE o un ultra exclusivo Enzo FXX. Piloto en sus ratos libres, no le importó batir el record de cantidad desembolsada por un vehículo tras pagar 27 millones de dólares por un Ferrari 275GTB de 1967, lo que rápidamente te pone en escena de las barreras a las que puede enfrentarse, y del valor de un cliente así para Ferrari.

De ahí que extrañase menos la pronta incorporación de Lance Stroll a la Ferrari Drivers Academy a la corta edad de 11 años, cuando algunos pilotos no han empezado a competir y otros como mucho están a nivel regional o nacional de Karting. Su incorporación fue anecdótica, más si tenemos en cuenta que hablamos del programa de jóvenes pilotos más infructuoso de cuantos se conocen, pero prácticamente lo dice todo sobre el protagonista.

Los inicios del joven Stroll se desarrollaron en Canada y Estados Unidos con el karting como nexo de unión. En 2008, con diez años, fue designado debutante del año por la Federación de Quebec, consiguiendo el galardón de piloto del año la temporada siguiente. En 2010 se proclamó Campeón de Canadá en la categoría Rotax junior, así como del Florida Winter Tour.

El salto a Europa vino en 2011, temporada en la que terminó 18º en el campeonato italiano, además de noveno en las WSK Euroseries dentro de la categoría KF3. La siguiente temporada fue mejor, ganando el Trofeo Las Vegas y terminando cuarto en el WSK Master, así como quinto en el Campeonato del Mundo y octavo en el de Europa. En 2013 pasó a la categoría KF, en la que fue condecorado con el galardón de mejor debutante en el WSK Championship.

Solo el propio piloto sabrá la cantidad de test realizados con pequeños vehículos hasta que debutó en competición de formulas en el invierno de 2014. Paralelismo con Max Verstappen, ambos debutaron de la mano, en la Florida Winter Series. Aquí viene muy bien recordar que la FDA estuvo conviviendo durante un mes con el neerlandés, dejándolo escapar, para así reforzar mi argumento de la nula utilidad de este programa de pilotos.

En la Florida Winter Series disputó 12 carreras y se subió 2 veces al podio, paralela a esta experiencia, se enrola en la F4 italiana con el equipo Prema Powerteam; equipo que domina a placer la Formula 3 y es considerado uno de los grandes de las Fórrmulas de promoción junto a DAMS o ART. Con n número ilimitado de pruebas que le sirvieron para “pulir” su conducción, Stroll dominó el campeonato italiano a placer, ganando 4 de las 16 carreras y subiéndose 10 veces al podio para acumular un total de 331 puntos.

En 2015 sus actividades se incrementarían, se inscribió en el campeonato de la F3 europea con el equipo Prema, así como en la Toyota Racing Series. Para el canadiense, el año empezó con el debut en la última categoría mencionada el 17 de enero, en el circuito Ruapuna Park, en Nueva Zelanda, ese fin de semana ganaría 2 de las 3 carreras disputadas, en la siguiente cita, en Teretonga Park, ganó la primera carrera y luego no volvería a ganar hasta la clausura del campeonato. Stroll se lleva el título con 903 puntos y un total de 10 podios; pero apenas era febrero, el año aún era joven y quedaba muchas carreras por disputar.

Hacia el final de temporada, el rendimiento y la regularidad de Lance Stroll iba progresando según iban sucediendo distintos test a puerta cerrada. Esto se evidenció no solo con el mayor rendimiento del canadiense, sino en la abusiva posición de Prema, que acabó ganando el campeonato de equipos con 912 puntos por los 532 de Carlin o los 464 de Van Amersfoort. “No podemos hacer nada. Tenemos el mismo motor y la recta nos meten medio segundo.” Confesaba un piloto de un equipo rival.

Las horas de test fueron tan desproporcionadas que los rivales formalizaron una queja a la FIA para plantearse la regulación y limitación de los test, algo que jamás ha ocurrido en Formula 3. “¿Ves aquél motorhome aparcado allí? Es el suyo. Es más grande que los de Formula 1. Llevan aquí dos semanas. Cierran el circuito y hacen lo que quieren. Usan telemetría en tiempo real, que está prohibida en carrera. Tienen tecnología a la que nadie más puede acceder. Así es imposible hacerles frente. Estamos bloqueados” confesaba otro piloto tras la celebración de la clasificación en la cita de Portimao, donde Prema dominó ocupando ocho de los nueve podios disponibles.

El cerrar a cal y canto un circuito para entrenar libremente no fue cosa de Portimao, sino una práctica habitual que el piloto realiza desde que comenzó a competir. Historias que cuentan cómo en un Hockenheim con todos los técnicos preparados y calentando el motor se recibió una llamada de última hora diciendo que no, que hoy no le apetecía, corren por el paddock. Historias sin probar pero de las que los interlocutores no se extrañan al escucharlas.

En Noviembre del 2015, Lance Stroll dejó a un lado la Ferrari Drivers Academy para unirse a Williams de la mano de Luca Baldisserri, quién había sido hasta la fecha el director de la FDA, cargo que dejó de desempeñar al término del año. Y es que pese a la fidelidad mostrada por papá Stroll con Ferarri, hay cosas que no se pueden comprar, y el asiento de Formula 1 en un equipo como Ferrari, es una de ellas. Los Stroll debieron percibir que poco iban a poder hacer de la mano de la escudería italiana, buscando otros destinos. Quizás una decisión precipitada, pues precisamente Haas si se ajusta enteramente a los requerimientos de un piloto como Stroll, lo que le hubiera permitido seguir ligado a la FDA. Sea como sea, Luca le convenció de saltar a otro equipo, y ya de paso, seguir junto a él.


Valiéndose de órdenes de equipos, en las que se le ordenó en repetidas oportunidades a su compañero, Nick Cassidy, que le cediera el paso sin motivo alguno; asesorado por Alexander Wurz y con el soporte técnico del equipo Williams de F1, Lance Stroll ganó 14 de las 30 carreras disputadas, se subió 20 veces al podio y acumuló 507 puntos; estas humildes cifras le sirvieron para coronarse campeón de la F3 europea.

En los test de Silverstone, el canadiense tuvo la oportunidad de probar el FW38 del equipo Williams para aclimatarse a los coches de la máxima categoría, aún queda por ver cuál será su desempeño el año entrante, en el que será piloto titular de la formación inglesa y hará dupla con el experimentado finlandés, Valtteri Bottas.
Desde Jacques Villeneuve, quien fue el último campeón con el equipo Williams, no ha llegado otro canadiense al equipo inglés, ¿es este un buen presagio para los de Grove? ¿Será Stroll lo que aparentó en categoriás inferiores en la F1? No te lo pierdas el año entrante, en la temporada 2017 de este emocionante deporte.