Nasr y Ericsson, aún sin asiento para el 2017


Los pilotos del equipo Sauber no tienen claro sus futuros deportivos, ña incertidumbre, de cara al final de la temporada, es un elemento incómodo para los pilotos, sobre todo cuando sus nombres no figuran entre los candidatos a ser contratados por escuderías de la mitad del pelotón o superiores; Felipe Nasr aún no tiene claro donde estará en 2017, pero Marcus Ercsson afirma que posiblemente permanezca en su escudería actual.

El piloto brasileño espera recalar en otro equipo con mejor posición que la de Sauber actualmente.
"Todo el mundo quiere saber dónde. Todavía no lo sé. Ojalá que pronto lo sepamos. En otros sitios hay mejores posibilidades para obtener resultados, pero Sauber, en el que llevo dos años ahora y estableces una relación, es más fácil saber como trabajar con ellos", relata Nasr.

Por otra parte, Felipe Nasr confiesa que en Sauber aún tienen la esperanza de terminar el año con algún punto. Respecto a la próxima carrera en Interlagos, el brasiliense destaca que la meteorología podría ayudarles a lograr esos puntos que tanto desea la formación liderada por Monisha Kaltenborn.

"En lo que se refiere a conseguir un punto, en Sao Paulo sabemos que siempre hay una incógnita sobre la meteorología, puede pasar de todo, soleado o lluvioso en el mismo día. Y esto podría jugar a favor nuestro, en lo que se refiere a condiciones difíciles o si el trazado está mojado o se seca suficiente. Espero que ocurra algo parecido a esto y que nos ayude a puntuar porque en condiciones normales, de rendimiento, no tenemos un coche para meternos en el top ten. Nos hace falta esta combinación y esperemos que al estar en casa nos tengamos suerte", admite el de Sauber.

Por su parte, el sueco todavía no ha anunciado de forma oficial con qué equipo correrá el próximo año, a pesar de que su nombre ha sonado para asientos como el que Nico Hülkenberg ha dejado libre en Force India. Ericsson asegura que sigue valorando diferentes opciones para seguir en la Fórmula 1 el año que viene, y que lo más conveniente para él sería permanecer en su actual equipo, Sauber.

"Creo que lo más probable es que me quede donde estoy. Pero tampoco quiero dejar pasar los asientos que se encuentran libres en otros equipos porque, como he dicho varias veces, creo que he mejorado mucho como piloto, sobre todo en el último año y medio. Quiero demostrarlo, y para eso necesito un coche que me lo permita. Puede que sea el Sauber de 2017, pero también hay más asientos y, si me surge la oportunidad, tengo que estar ahí para analizar mis opciones", explicaba Marcus.

"Creo que mi rendimiento ha mejorado bastante desde la fase europea y es un buen momento del año para estar en forma. Esto me ha ayudado a reforzar mi papel en el equipo. Como piloto, siempre deseas tener tu futuro asegurado antes de la última carrera de la temporada, pero ahora mismo, en mi caso, no hay prisa para ello. Espero poder tomar la decisión antes de Abu Dhabi, para así irme al invierno sabiendo lo que haré el año que viene", señalaba Ericsson.