Daniel Ricciardo culmina 8° en un difícili GP de Brasil


El piloto australiano de Red Bull, Daniel Ricciardo, no ha completado su mejor actuación en la jornada de hoy. Las condiciones climatológicas y los errores estratégicos de Red Bull a la hora de montar neumáticos intermedios a sus pilotos cuando no tocaba, han trastocado los planes del australiano que, finalmente, ha cruzado la linea de meta en una discreta octava plaza.

Además, el australiano se ha tenido que enfrentar a problemas con una visera que se le empañaba durante todas las vueltas. Hoy, se ha visto a un Ricciardo bastante decepcionado al final del Gran Premio, al sufrir éste bastante durante toda la carrera, a diferencia de su compañero de equipo, Max Verstappen, que ha firmado una gran actuación siendo tercero.

“Hoy ha sido muy difícil, entre las banderas rojas y el coche de seguridad, nunca he tenido la oportunidad de luchar y recuperar“, explicaba el propio Daniel Ricciardo. “Cada vez que tenía un coche delante de mí, no podía ver nada con toda el agua levantada.”

“Entre otras cosas, tuve un problema con la visera desde la primera vuelta, que se empañaba constantemente durante toda la carrera y tenía que limpiar con la mano, pero no ayudaba mucho”, explicaba el australiano.

La estrategia de Red Bull tampoco ha sido brillante en la jornada de hoy, llamando a sus piloto a boxes para montar neumáticos intermedios cuando las condiciones eran claramente para gomas de lluvia extrema. Además, durante la primera parada, Ricciardo ha recibido una penalización al entrar a boxes estando el pit-lane cerrado, después de que Marcus Ericsson se estrellara en las últimas curvas del circuito brasileño, quedando el coche del sueco en medio de la entrada al pit-lane, mala suerte que su compañero de equipo no corrió

“Sin duda, él (Verstappen) ha tenido una gran carrera, pero por más que lo pienso, no puedo decir por qué ha estado siempre delante de mí. He sufrido demasiado“, sentenciaba el australiano.