Mick Schumacher pierde el campeonato de la F4 italiana ante el argentino Marcos Siebert


Marcos Siebert, seguido de cerca por Mick Schumacher
El hijo del 7 veces campeón del mundo, Mick Schumacher, quien participó en la F4 alemana e italiana este año, perdió el duelo final de la categoría tana ante el nuevo campeón argentino, Marcos Siebert, piloto del Mar de PLata. El joven alemán ya había perdido el campeonato de la F4 alemana a principio de mes ante Joey Mawson, en ambas competiciones resultó subcampeón este año.

Esta fue la segunda participación de ambos pilotos en esta categoría, aunque Mick, en 2015, solo estuvo en la F4 alemana, mientras que su rival argentino, ya había experimentado durante un año en italia, además, este último ya había estado en la Fórmula 2.0 en 2013, por lo que su experiencia en categorías internaciones es superior.

Con una determinación y velocidad indescriptible, el latinoamericano se impuso con 231 puntos, mientras que el alemán solo logró 216. La definición del campeonato en Monza fue clave.

ÚLTIMA CARRERA Y DEFINICIÓN DEL TÍTULO ITALIANO
Mick Schumacher (izquierda) junto a Marocs Siebert (derecha)
Sus participaciones en el circuito de Monza, último paradero del campeonato de F4 italiana, le permitieron concretar el buen desempeño que mostró durante el año, condensandolo en la corona de campeón, de este modo, el argentino se alza con el título, por primera en una categoría internacional.

Mick Schumacher se vió superado, aunque no ´lo dejaría nada fácil, ya que su buen ritmo y la decreciente diferencia en los puntos, aumentó la presión del marplatense

Siebert, en la primera carrera del último fin de semana del campeonato, concretó un magnífico avance desde el undécimo lugar de partida para lograr un nuevo podio y en la segunda carrera batió a su máximo rival en el torneo en un mano a mano cautivante y llegó quinto, lo que fue suficiente para coronarse nuevo campeón de la categoría a falta de una competencia.

El fin de semana en el templo de la velocidad se cerró de la mejor manera, logrando el máximo objetivo de coronarse campeón en una temporada excelente.

Con los puntos del campeonato a su favor pero largando desde el undécimo lugar, la primera carrera fue la clave para fortalecerse. Marcos se mantuvo fuera de los incidentes normales de las primeras vueltas y con la garra que lo caracteriza, rápidamente alcanzó un tranquilizador segundo puesto, que tras la victoria de Schumacher, la diferencia en el torneo se redujo.

En la segunda competencia la largada volvió a ser tensionante y más aún esos primeros giros donde el piloto argentino del equipo Jenzer Motorsport rodó por las variantes más difíciles del Autódromo de Monza rodeado de rivales.

Pasando el torbellino con frialdad, Marcos se estabilizó en el quinto puesto y gracias a la lucha por la punta se fue encima de los cuatro líderes, llegando a la cola de su máximo rival Schumacher, para protagonizar el duelo más intenso del año. No era por la punta de la carrera, era por el campeonato.

Su equipo, familiares y fanáticos habrán quedado con el corazón en la boca cuando se emparejaron en un par de oportunidades y el marplatense debió cortar la chicana y hasta poner un dos ruedas en el pasto, ocacionando una leve rotura en el alerón delantero. Siebert se repuso y en un nuevo y fulminante ataque, superó a al hijo del siete veces campeón de Fórmula 1 y fue hacia el título. El auto del Prema Powerteam ingresó a boxes también por la rotura del alerón delantero y al quedar fuera de los puntos, Marcos se consagró.

Es el premio a un año magnífico pero por sobre todo a una carrera deportiva que comenzó con el kart en Mar del Plata y hoy se corona en Europa.