El equipo Haas se marcha de México con un amargo sabor de boca ocupando las últimas posiciones


Esteban Gutiérrez, el otro mexicano activo en la parrilla de la F1 moderna, tuvo una carrera para el olvido en su GP de casa, el azteca no encontró sacar el máximo provecho de su Haas, y se limitó a girar con un bajo ritmo a lo largo de las 71 vueltas de la carrera, para finalizar 19°, un puesto por delante de su compañero de equipo, Romain Grosjean; de este modo, el equipo norteamericano completa una carrera decepcionante que confirma una desmejora generalizada en la gestión de las carreras.

Esteban Gutiérrez (19º):

"Ha sido una experiencia increíble. Estuve empujando todo el tiempo hasta el límite que el coche me permitió. Tuve que cuidar los frenos ya que tuve problemas para refrigerarlos, por lo que he tenido que frenar mucho antes de lo que me habría gustado. No ha sido algo ideal a la hora de intentar pelear por posiciones, pero es lo único que he podido hacer para terminar la carrera. Me hubiera gustado haber podido ofrecer algo mejor este fin de semana pero, por desgracia, no ha podido ser. Sin embargo, ha sido un fin de semana increíble al competir en mi país delante de todos los mexicanos".

Romain Grosjean (20º):

"Intentamos cambiar algunas partes para analizar lo que iba mal, pero no hemos encontrado el problema todavía. El monoplaza simplemente no ha ido bien hoy. Ha sido muy complicado manejarlo y pilotarlo y no hemos hecho nada correcto. Hemos experimentado inconsistencia con mucho subviraje y sobreviraje. Ha sido un día muy difícil".

Guenther Steiner, jefe del equipo Haas:

"Ha sido una jornada difícil y un fin de semana duro para nosotros. Empezamos con mal pie y hemos terminado de la misma forma. A veces has de pasar por malas experiencias como esta para poder aprender de ellas. Espero que esto solo sea un mal fin de semana. Nos quedan dos carreras más; nos prepararemos para ambas y recuperaremos el ánimo".