Ricciardo arrasó con sus neumáticos en la parte final de la carrera en Singapur


El piloto de Red Bull Daniel Ricciardo admitió que sus neumáticos estaban "casi muertos" al final de la carrera en la que no consiguió la victoria por poco en el Gran Premio de Singapur.

Ricciardo estaba segundo por detrás de Nico Rosberg a lo largo de la carrera y decidieron entrar a boxes para poner un juego nuevo de neumáticos Súper Blandos a 13 vueltos del final.

El gran ritmo de Ricciardo en su vuelta de regreso demostró que Rosberg no podía responder a la estrategia de Red Bull y siguió en pista con los Blandos, pero la diferencia entre ambos se iba reduciendo a gran velocidad en el último stint.

Ricciardo le sacaba casi tres segundos por vuelta a Rosberg pero su ritmo se fue reduciendo y al pasar por la bandera a cuadros solo les separaban 0.4 segundos.

"Hemos terminado muy cerca en distintas ocasiones este año pero no subiré aquí [al podio] decepcionado," dijo.

"Creo que lo tuvimos muy cerca. Al final intentamos una cosa con una estrategia distinta y terminamos a menos de medio segundo. Estuvo cerca. Ey, volvemos a estar aquí arriba, es genial.

"Al momento de hacer la parada en boxes pensábamos que Nico también entraría.

"Fui muy fuerte con esos neumáticos. Al final estaban casi muertos, pero lo hizo emocionante."