Esteban Ocon pretende llegar al nivel de Max Verstappen


El piloto francés del equipo Manor, Esteban Ocon se convirtió en el piloto 755 en disputar un GP de F1, así mismo, fue el piloto francés número 79 en lograr dicha hazaña, el expiloto de DTM , pese a su habilidad, no puede lograr resultados significativos gracias a las pobres prestaciones de su monoplaza, sin embargo, teniendo un convenio con el conjunto Mercedes, espera dar el gran salto al mejor equipo y emular a la estrella de la formación de Milton Keynes, Max Verstappen.


“El primer día fue una gran sorpresa. Me pasé todo el día dando vueltas, era realmente una locura. Tenía 18 citas con los medios de comunicación de ese día. Realmente hubo mucho trabajo al final del día. Me esperaba muchas cosas sobre lo que podría ser, pero no me esperaba esto“, declara Esteban.

Para el joven piloto, el no disponer de un coche competitivo no supone un gran problema ahora mismo, ya que su objetivo esta temporada es aprender y tratar de impresionar. A pesar de ello, Ocon es un piloto con un gran palmares, que incluye la Fórmula 3 Euro Series y la GP3.

“No es fácil, pero hay otro enfoque. Llegar a la Fórmula 1 y tener un coche capaz de ganar, es una locura. La Fórmula 1 no es así. Tengo que aprender tanto como sea posible y quiero cumplir con mi equipo lo que hago. Es lo mas importante. Si hago un buen trabajo, las oportunidades vendrán. Me concentro en ello ahora mismo. Pero no pongo ninguna presión extra, sólo me concentro en mis próximas carreras”, argumenta.

Antes de ser llamado a las filas de Manor como piloto oficial, hemos visto a Esteban rodar con el equipo Renault durante algunos fines de semana en las tandas de entrenamientos libres. Para él, este aspecto ha sido fundamental en su salto a la Fórmula 1, ya que ha podido demostrar que es capaz de rodar al mismo ritmo que los pilotos titulares de la marca del rombo. A parte de Renault, Mercedes también forma parte de la trayectoria profesional de Ocon, al que hemos visto rodar con el W07 Hybrid.

“Fue muy importante. Yo era capaz de prepararme perfectamente. Y en los entrenamientos libres, que normalmente funciona más o menos con el mismo programa que el otro coche. Si miramos más de cerca mi última prueba, entonces te das cuenta de que tenía la misma velocidad que Kevin Magnussen. Los equipos que están interesados en mí miran estos resultados, sobre todo Renault y Mercedes“, explica.

Max Verstappen es un referencia para el de Manor, con el que ha competido en otras categorías anteriormente. El francés explica que su intención es hacerlo igual o mejor que el holandés, a quien considera un piloto muy rápido y capaz. A pesar de ello, Ocon es una persona realista, y piensa que si Verstappen ha podido lograr una victoria, él también puede hacerlo.

“Creo que su primer año con Toro Rosso fue muy bueno. Es por eso que creo que es mi referencia. He corrido delante de él en la carrera y sé que él puede ofrecer el rendimiento. Quiero hacerlo tan bien como él, o incluso mejor. Apareció de la nada, bueno, pero no pudo ganar en un equipo de primera. Puedo hacer lo mismo. Pero en última instancia, también es un tipo con dos brazos, dos piernas y una cabeza”, reconoce el francés.

Aparte de Verstappen, Esteban también tiene buenas palabras para Daniil Kvyat. Al igual que con Max, corrieron juntos en disciplinas inferiores, en las que el ruso se ganó en respeto de Ocon, siendo un rival muy difícil.

“No es el mejor, pero sí el más difícil. Siempre fue más rápido que yo, no voy a mentir. Pero yo estaba en mi primer año en esta disciplina, así que no puedo comparar. Pero fue impresionante, Max y él son dos de los mejores pilotos. También espero que ambos tengan una gran carrera. Daniil es grande y le deseo lo mejor. La posición en la que estaba, y ante todo, en la que está ahora, no es fácil“, asegura.

Finalmente, Ocon tiene unas palabras para sus padres, a quienes agradece el esfuerzo económico realizado para poder conseguir llegar a la Fórmula 1. En un deporte en el que suelen abundar los pilotos con dinero, también hay personas humildes que llegan ganándose el asiento.

“Mis padres han invertido alrededor de 9000 euros en mi carrera. Ya era una inversión financiera grande. Me llena de orgullo, hemos trabajado duro y ahora vemos que no era para nada. Valió la pena. No fue fácil, porque yo no he podido tener una infancia normal”, finaliza el de Manor.