Chase Carey - El bigote que manda más en la F1 quieres que esta sea mejor y más grande



El 7 de septiembre se dió la compra de los derechos televisivos de la F1 por parte de Liberty Media, al día siguiente se hizo oficial y el reniado de Mr. E se dio por concluído, al menos parcialmente, al mando, ha quedado Chase Carey, empresario neoyorquino que viene para hacer la F1 un deporte "más grande y mejor", pero ¿quien es Chase Carey?

La F1 cambia a uno de 85, por otro de 62 y con un bigote que rivaliza con el de otro peso pesado del motor mundial como Dieter Zetsche, consejero delegado de Daimler AG y presidente de Mercedes-Benz. Se llama Chase G. Carey y desde el miércoles 7 de septiembre de 2016 es el nuevo presidente de la Fórmula 1. ¿El jefe? Estando Bernie Ecclestone por el paddock, mejor no entrar en ese juego. "Haremos crecer la F1 a un siguiente nivel", ha prometido Carey. ¿Cuál será?

A este neoyorquino le corresponde la tarea de llevar la F1 hacia nuevas cotas. Más repercusión, mayor exposición digital a través de esa espesa selva que son las redes sociales, un volumen de negocio superior al que hasta la fecha disfruta el Gran Circo. A Carey le gusta el motor, pero sobre todo le gusta el rugby, deporte que practicó en la universidad, también el béisbol y sus adorados Yankees. El Wall Street Journal llegó a publicar que Carey tiene asientos del demolido estadio de los Yankees en su despacho. Formado académicamente en la Colgate University y la Harvard Business School, podríamos decir que ha protagonizado una trayectoria profesional de cine. De Columbia Pictures a 21st Century Fox.

Para muchos, especialmente en Inglaterra, Carey es el lugarteniente de Rupert Murdoch, el magnate australiano de los medios de comunicación que acostumbraba a alterar el desayuno a más de uno en la City de Londres con las portadas de los tabloides de los que era dueño, como The Sun. A él se unió en News Corporation en 1988. Es su mano derecha, dicen muchos. En la Fox ha sido vicepresidente senior, vicepresidente ejecutivo y director de operaciones. Entre sus muchos logros figura el de birlarle en 1993 los derechos televisivos del fútbol americano (1,6 millones de dólares) nada menos que a la CBS.

En 2003 se puso al frente de Direct TV, multiplicando los millones de suscriptores, consiguiendo que todos quisieran disfrutar en sus casas de esa oferta. Seis años después volvió a News Corporation, la empresa cuyas riendas le había cedido Murdoch, de la que actualmente es director general. Un hombre de negocios que no duda en tomarse una cerveza antes de coger el metro (sí, el metro) de vuelta a casa y que no dice 'no' a una hamburguesa con patatas fritas. A eso le llamamos aquí comida rápida y en Sudamérica comida chatarra. Lo de chatarra, estando Mr. Carey en la F1, no nos parece lo más apropiado.

COOPERACIÓN JUNTO A ECCLESTONE

El empresario estadounidense Chase Carey, nuevo jefe de la Fórmula 1, confía en poder trabajar estrechamente junto a Bernie Ecclestone para modernizar la categoría reina del motor.

"Creo que cada uno aporta cosas diferentes y espero que trabajando juntos podemos encontrar lo mejor para nuestro deporte", dijo Carey en una entrevista que publica el sitio web de la Fórmula 1.

"En mi caso, tengo una larga carrera en el negocio de los medios, y el deporte ha sido una parte importante en ello", señaló Carey, quien vivió en Singapur su primera carrera desde que el grupo Liberty Media llegara a un acuerdo para la adquisición de la Fórmula 1.

El nuevo jefe de la Fórmula 1 destacó el crecimiento que la categoría vivió bajo la conducción de Ecclestone, pero consideró que aún hay mucho por mejorar. "Pienso que podemos elevar la Fórmula 1 a un nuevo nivel", confió.

No obstante, ante la pregunta de si Ecclestone será como un maestro para él, respondió con risas. "Estoy un poco viejo para ser aprendiz", señaló el estadounidense de 62 años, quien hace poco era presidente de 21st Century Fox.

Carey aprovechó el Gran Premio de Singapur para conversar con los equipos y pilotos a lo largo del fin de semana.

"Está interesado en el deporte", lo elogió Toto Wolff, jefe de Mercedes, quien señaló que Carey le hizo muchas preguntas. "Me parece el enfoque adecuado".

Ecclestone, en tanto, afirmó que su relación con Carey seguirá siendo igual a la que mantuvo en el pasado con otros directivos que condujeron la Fórmula 1. Sin embargo, señaló que en caso de tener diferencias de rumbo con los nuevos dueños de la categoría no dudará en "desaparecer".

"Gracias a Dios no necesito el dinero, no necesito el trabajo", afirmó Ecclestone en una entrevista con Sky. "Si por casualidad las cosas no van en la dirección correcta, aunque puedo estar yo en lo incorrecto, sin dudas que voy a desaparecer", agregó el británico de 85 años.

La Fórmula 1 fue adquirida recientemente por la empresa estadounidense Liberty Media y Ecclestone fue confirmado en su cargo de director ejecutivo por tres años más.

EXPANCIONISMO A ESTADOS UNIDOS

Liberty Media expuso, después de que se anunciara la adquisición, que la evolución del calendario era una oportunidad que se tenía que aprovechar, mientras que Casey ha concretado que los Estados Unidos será una de las áreas en la que quieren expandirse.

"Es demasiado pronto para tener un plan claro, pero tenemos claro que dispondremos de un plan para desarrollar América, de estar en el mercado adecuado," dijo Carey en una entrevista en la página web oficial de la F1.

"La Fórmula 1 es una gran marca premium y eso para mi significa querer estar en localidades como Los Ángeles, Nueva York o Miami – !y ojalá que en todas las grandes ciudades del mundo!"

Carey también cree que las carreras de Fórmula 1 deberían formar parte de un "gran evento".

"Los coches increíbles y la tecnología; las estrellas, el mundo está construido con héroes, el aspecto global con estos escenarios increíbles," añadió, cuando se le preguntó que escogiera los tres aspectos más destacables de la F1.

"Todavía no he estado en todos los escenarios, pero no hay duda que Singapur es increíble. La carrera es genial, eso es el núcleo, pero es una extravagancia de una semana de duración con música y entretenimiento.

"Eso es realmente de lo que se trata– grandes eventos. Eso es todo: la creación de un gran evento.

"Así que los coches y la tecnología; las estrellas y los eventos, la experiencia vital."

P.D.: Ese enorme bigote que luce no responde a ninguna corriente hipster ni nada por el estilo. Simplemente le sirve a Chase Carey para cubrirse una cicatriz producto de un accidente de coche. Según The New York Times, el nuevo presidente de la F1 salió volando a través del parabrisas, pero sobrevivió.

Fuente: motor.as