Verstappen tuvo la lucha "más dura de su vida" con Rosberg a sus espaldas

Red Bull y Mercedes, Rosberg y Verstappen, ambos pilotos se encontraron en la pista así como lo hicieron sus compañeros en el pasado GP de Mónaco, sin embargo estos no luchaban por la victoria sino por la cuarta posición, aunado a ello, esta vez era Max el defensor mientras que Nico le asediaba, el joven tulipán hizo varias maniobras de lujo para retener la cuarta casilla en lo que él mismo calificó como "la lucha más dura de su carrera".

El duelo culminó en la última vuelta con un trompo de Rosberg, quien se desesperó por adelantar a Verstappen, ya van dos veces que el de Mercedes pierde un duelo con la meta a simple vista, en Mónaco le ocurrió con Hulkenberg por la sexta posición.

"Las últimas diez vueltas las disfruté mucho, en realidad diría que fueron las diez vueltas más duras de mi vida. Llevaba cuarto un tiempo muy largo, así que no quería renunciar a esa posición. Fue una batalla muy dura al final de la carrera, el ritmo de Nico era muy fuerte pero logre mantenerme por delante, y luego la última vuelta fue bastante espectacular", dijo tras la carrera.

Ahí, en la última chicane, Rosberg lanzó un último intento a la desesperada y acabó haciendo un trompo. Hasta ese punto llegó a desesperarle Max, quien no pudo conseguir su objetivo principal: "Queríamos terminar en el podio delante del Williams, pero pronto nos dimos cuenta de que estábamos sufriendo demasiada degradación de los neumáticos. Creo que un poco de lluvia nos habrían ayudado". No subió al podio, pero Verstappen volvió a dejar constancia de su talento una vez más. Rosberg puede dar fe.