Red Bull fue victima de la degradación en Bakú

Los pilotos de Red Bull Daniel Ricciardo y Max Verstappen tuvieron que adaptarse a la enorme degradación de sus neumáticos en el Gran Premio de Europa del domingo.

Ricciardo empezó segundo y al principio pudo mantener la posición, pero debido a la degradación de sus neumáticos y por la poca velocidad punta perdió posiciones.

Después de hacer las respectivas paradas para cambiar a los neumáticos Blandos, Ricciardo y Verstappen se vieron obligados a volver a entrar a boxes para poner los Medios, perdiendo nuevas posiciones.

Con los neumáticos más duros, la pareja hizo progresos y pudieron adelantar al Force India de Nico Hülkenberg para terminar séptimo y octavo respectivamente.

"La intención era parar una sola vez," dijo Ricciardo después de la carrera.

"En las primeras dos vueltas todo parecía bastante bien, porqué estaba con Nico [Rosberg] y con Seb [Vettel] sin poder atacar, pero todo cambió muy deprisa y las ruedas patinaron y no había manera de escapar.

"Entonces la intención era llegar al final con los Blandos, pero nos vimos obligados a ir a dos paradas con el Medio. Recuperamos algo de ritmo, pero con los compuestos más blandos no íbamos a ningún sitio.

"Pensaba que nos pondría en situación de poder luchar pero el ritmo sencillamente no estaba. Todos están sorprendidos pero en el equipo tenemos suficiente gente para arreglarlo."

Verstappen cruzó la línia un segundo y medio después que su compañero de equipo.

"En mi caso había demasiada degradación en la parte trasera con los Súper Blandos y los Blandos," dijo.

"Con los Medios me sentía como si volara en las últimas 15 vueltas de la carrera. Conseguí el crono más rápido, lo cual no está mal, y estaba recuperando respecto a los demás, casi termino séptimo.

"Podemos estar contentos con el rendimiento pero seguro que queremos terminar más arriba."