La victoria de Hamilton ha sido un alivio para Mercedes

Ocho carreras sin ganar acumulaba Lewis Lewis Hamilton antes del Gran Premio de Mónaco. Algo que no sucedía desde finales de 2013. Una racha que llegó a su fin en el Principado, donde el británico se apuntó su segunda victoria, la número 44 de su carrera. Dado que Nico Rosberg solo pudo concluir en séptima posición, Hamilton ha reducido a 24 puntos la desventaja con su compañero en la clasificación del Mundial.

El jefe deportivo de Mercedes, Toto Wolff, ha celebrado el éxito del actual campeón y ha asegurado que con él se han quitado un gran peso de encima.

Aunque a Nico no le fue bien, ha sido un gran alivio conseguir esta victoria con Lewis después de una racha tan terrible de mala suerte. Estas dos últimas semanas le han fortalecido tanto a él como a nuestra relación, porque pasar juntos por momentos complicados te refuerza. Hemos tenido discusiones y episodios complicados, pero al final esto ha sido como la receta del médico, una victoria que necesitábamos.

El éxito de Hamilton se vio favorecido por un error en la estrategia de Red Bull con Daniel Ricciardo. Curiosamente, un año atrás fue un fallo similar de Mercedes el que perjudicó a Hamilton. Pero el tricampeón no quiere pensar que el destino le ha devuelto lo que le arrebató anteriormente.

Llegué pensando en que solo tenía que salir ahí y lograrlo. Nadie me lo va a regalar, no va a aparecer de la nada, tengo que ganármelo. No sabía si iba a poder ganar, pero la lluvia, claramente, nos abrió la puerta; si la pista hubiera estado seca, probablemente no habría habido ninguna posibilidad. En cuanto llovió, tal como había experimentado en 2008, sabía que cualquier cosa podía suceder y estaba totalmente seguro de que tendría opciones.