La FIA revela las cifras del accidente de Alonso en Australia

El piloto de McLaren, Fernando Alonso, tuvo un terrible accidente en el GP de Australia 2016, a fecha de hoy podemos decir que han transcurrido 3 meses y el ibérico ya se ha recuperado, sin embargo, apenas hoy la FIA revela las asombrosas cifras de aquel accidente, el organo rector de la F1 dice que el piloto estuvo osmetido a fuerzas de 45 G y giró 540 grados en el aire.

Como consecuencia de aquel accidente, Alonso faltó al GP de Bahrein gracias a sus múltiples costillas rotas y un neumotórax provocado por aquel impacto.

A continuación el reporte completo de la FIA:

"Desde un impacto inicial a 305 km/h, el coche de Alonso fue capaz de gestionar tres desaceleraciones de altas Fuerzas G y una fase de suspensión en el aire sin mayores lesiones, debido principalmente a una serie de sistemas de seguridad en el coche que funcionaron para su propósito", resumen desde el Instituto Global de Seguridad del Automovilismo, la entidad que ha colaborado con la FIA en su análisis. Este es un extracto del informe del organismo internacional:

"El McLaren de Alonso chocó contra la parte trasera del Haas de Esteban Gutiérrez al final de la zona de DRS entre las curvas 2 y 3. Iba a 305 km/h cuando su rueda delantera derecha impactó con la trasera izquierda de Gutiérrez".

"Después del impacto inicial, la suspensión delantera derecha de Alonso quedo destruida y el coche giró hacia la pared de la izquierda, sufriendo una desaceleración lateral máxima de 45G, con altos niveles de aceleración también registrados por los acelerómetros del oído, lo que demuestra las fuerzas sobre la cabeza del conductor".

"La cámara de alta velocidad mostró que el casco de Alonso golpeó dos veces el reposacabezas durante el impacto que corresponden a los dos picos observados en los datos del acelerómetro".

"El coche rebotó y empezó a deslizarse hacia la grava. Luego se fue apoyando fuertemente en su lado izquierdo a medida que viajaba por la hierba hasta que se encalló en la grava y fue propulsado por el aire, registrando una desaceleración lateral de 46G".

"El coche giró aproximadamente 540 grados (1,5 veces) y estuvo en el aire 0,9 segundos. En su primer contacto con el suelo tras el aterrizaje experimentando una aceleración longitudinal máxima de 20G. El coche entonces girar sobre su parte trasera antes de caer y pararse finalmente sobre la parte izquierda de la cubierta de su motor".