La cúpula de Red Bull no se usará en el 2017, el halo de Mercedes es la solución favorita

Desde la pre temporada, Red Bull y Mercedes han propuesto ideas para la implantación de un sistema que proteja la cabeza de los pilotos, el equipo alemán propuso su "halo" protector, mientras que el austriaco su famosa y más estética cúpula, ambos equipos han probado sus soluciones durante los test de pre temporada y aunque aún falta mucho desarrollo, la siempre apurada FIA quiere poner alguno de estos sistemas en práctica el año entrante, para que esta medida coincida con el nuevo cambio de reglamento que se avecina.

Bien es sabido que la FIA se decanta más por la propuesta de Mercedes, aunque para el espectador, esta solución es simplemente horrible (estéticamente hablando), algo que contradice el programa del órgano rector de la F1, en el cual la prioridad es hacer a los F1 más agresivos y llamativos.

PROBLEMAS ENCONTRADOS EN LA CÚPULA DE RED BULL

Uno de los problemas que tiene esta opción es el poco volumen de aire que tiene el piloto alrededor de su casco con la cúpula. Se ha descubierto que si un monoplaza con la solución de Red Bull sufriera un impacto o accidente, el casco chocaría con el armazón y las fuerzas G aumentarían.

También se cree que el hecho de que el dispositivo fuera tan sólido también preocupaba. El 'halo', sin embargo, no tiene esos problemas y según esta fuente, "es la única solución que podría introducirse de forma realista en 2017". No obstante, esto no significa que la cúpula se abandone como idea, pues no se descarta para 2018, ya que se tiene en cuenta la protección que ofrece en comparación con el 'halo'.

El espacio entre el hueco del 'halo' y el cockpit supone todavía un talón de Aquiles, ya que cualquier objeto más pequeño que una rueda podría entrar en él. Por ahora, la FIA quiere implantar el 'halo' para el próximo año, ya que ofrece al menos algún tipo de protección al piloto.

El 'halo' definitivo estará más mejorado que el visto en el SF16-H en pretemporada y se hará de titanio. Se realizará por alguien ajeno a la Fórmula 1 para asegurar que existe uniformidad en el dispositivo para todos los miembros de la parrilla.

Hay voces en el paddock que aseguran que esta medida se ha tomado demasiado deprisa y recomiendan esperar a 2018 para instalar una solución mejor. Hay posibilidad de que en ese tiempo Red Bull presente otra versión de su cúpula. Además, categorías como la IndyCar buscan algo similar.

Desde la perspectiva de Red Bull, el desarrollo de la cúpula es una cuestión de dinero porque ya se han invertido recursos considerables en un momento en el que también se tienen que centrar en los cambios en las reglas del próximo año.