La clave del éxito de Red Bull y sus espectativas para el resto de la temporada

Ricciardo terminó segundo en el Gran Premio de Mónaco, pero el australiano habría sido un claro ganador sin el error en boxes. Giorgio Piola y Matt Somerfield echan un vistazo a las actualizaciones que llevó al equipo austriaco a la parte delantera.
Red Bull

La amenaza de Red Bull parece ahora ser ya real después de la victoria en España y la que podía haber sido también en Mónaco sin el error del pitlane. El equipo de Milton Keynes se encuentra en una línea ascendente.

La clasificación del Campeonato nos puede indicar otra cosa, pero ahora mismo Red Bull es la mayor amenaza al dominio de Mercedes, con Ferrari un poco desconcertado en las ultimas carreras.

El aumento de potencia prometido por el motor Renault, en que se han gastado 3 tokens, les podría permitir buscar más carga aerodinámica en lugar de eficiencia.

El programa de desarrollo aerodinámico de Red Bull ha presentado menos actualizaciones de lo que estábamos acostumbrados en los últimos años, con la sensación de que el equipo intentaba consolidar el paquete actual antes de la llegada de la evolución del motor Renault.

En Mónaco, se utilizó un nuevo alerón posterior (arriba) que presenta referencias en su diseño que el equipo ya había utilizado en el pasado. Las láminas, utilizadas para romper la presión en los paneles laterales que utilizaron en Rusia (abajo) han vuelto.

También se utilizó la ranura más ancha en el borde de ataque del panel lateral, mientras que las ranuras en la parte inferior del panel fueron sustituidas por unas láminas verticales más convencionales.

Estos cambios fueron todos diseñados para aumentar la carga aerodinámica de la parte posterior haciendo que los flujos del ala y difusor trabajen conjuntamente.

Normalmente para poder trabajar con altos ángulos de ataque del ala y poder mantener su estabilidad, se utiliza el Monkey seat, pero Red Bull se las ha apañado para conseguir el mismo efecto sin él.

Esto es toda una declaración de su superioridad aerodinámica, que aún es más patente si tenemos en cuenta que las prestaciones de Ricciardo en condiciones de mojado.

A LA ESPERA DEL DESEMPEÑO EN CANADÁ

Tanto Ricciardo como Horner esperan con ansias el GP de Canadá, ambos han afirmado que dicha cita será una prueba de fuego para el equipo de la bebida energética, en especial para el "regenerado" motor Renault.

Por ahora, tomando en cuenta de que la unidad de potencia de Red Bull no está a la altura de la de Mercedes, Ricciardo fue claro al decir que si las distancias en rendimiento se mantenían, solo tendrán oportunidades de ganar en circuitos que dependan mas del chasis como Hungaroring o Singapour, (ya en Hungría ganaron en 2014), no obstante, si Renault pone su unidad de potencia mas a la par con la de Mercedes, pueden luchar más frecuentemente por la victoria, y quien sabe si por el título mundial.