Ferrari planea introducir mejoras en el motor para el GP de Canadá 2016, mientras intentan mejorar en la Q3

El equipo Ferrari sopesa introducir un nuevo paquete de mejoras a su unidad de potencia para el próximo Gran Premio de Canadá. La Scuderia se postuló al inicio del 2016 como una de las fuerzas candidatas a asaltar el Campeonato Mundial, pero la tendencia de resultados ha vuelto a situar a Mercedes AMG como la referencia competitiva de la parrilla justo por delante de Red Bull, instalada desde Mónaco como la alternativa más directa al dominio de Hamilton y Rosberg gracias a una ambiciosa actualización de 35CV en su V6 Turbo.

Una vez descartada la pugna directa con Mercedes, las alarmas han saltado en el entorno de Maranello ante el progresivo auge de Red Bull, situada tercera en la clasificación de constructores a apenas nueve puntos de distancia tras conseguir la victoria en España y gobernar la segunda posición del podio en Mónaco. Además de la mejora en las prestaciones del motor Renault, el RB12 se afianzó en la última carrera como uno de los mejores chasis de la parrilla gracias a su buen agarre en las curvas lentas, mientras que Ferrari sufrió con la estabilidad de su monoplaza.

Si bien es cierto que Sergio Marchionne fijó la batalla por el título como objetivo de la Scuderia para el 2016, el paso hacia adelante del SF16-H, equipado con una mejora de tres tokens en el Gran Premio de Rusia, ha resultado ser ciertamente insuficiente incluso para asegurar su contención directa a las posiciones de podio. El debut estelar de Max Verstappen en Montmeló y la Pole Position de Daniel Ricciardo en Mónaco han confirmado los peores presagios para un equipo visiblemente carente del potencial necesario para asaltar la batalla por el título mundial.

En respuesta a la progresión de Red Bull, desde Ferrari habrían optado por adaptar otra mejora de rendimiento a su motor para la siguiente cita de Canadá, aunque aún se desconoce si emplearán un número ambicioso de tokens para retomar la lucha con Mercedes. Tras insistir en que Vettel y Raikkonen aún cuentan con opciones de ganar el Campeonato, Arrivabene confirmó que "traeremos nuevas noticias en el frente de la unidad de potencia, pero aún no sabemos si gastaremos o no los tokens. Estamos hablando con la FIA para ver qué hacemos".

El principal foco de las mejoras se centrará en exprimir el potencial del SF16-H durante las sesiones clasificatorias, un ámbito donde Red Bull ha ganado terreno con la última evolución en su unidad de potencia. "El problema está los sábados por la tarde. Debemos intentar entenderlo, porque es absurdo que un coche tenga cierto rendimiento en Q1 y Q2, y luego sea incapaz de repetirlo en Q3", explicó Arrivabene sobre el déficit de rendimiento que han acusado sus pilotos en los dos últimos Grandes Premios.

Una de las teorías más recurrentes apunta a la gestión de la temperatura de los neumáticos como causante de los problemas de Ferrari en los compases finales de la Q3. Si bien es cierto que equipos como Mercedes y Red Bull han demostrado controlar con firmeza la ventana operativa de funcionamiento de los Pirelli con los recientes cambios en las presiones, Arrivabene exige un estudio detallado para comprobar las deficiencias alrededor del monoplaza. "Se habla sobre la ventana operativa de los neumáticos, pero necesitamos un análisis en profundidad", concluyó en palabras recogidas por el portal estadounidense de Motorsport.