Sauber, en plena crisis hace un doble crash en Mónaco

Monisha Kaltenborn, jefe de equipo de Sauber, ha calificado de "comportamiento inaceptable" el que tuvieron Marcus Ericsson y Felipe Nasr, tras el choque que protagonizaron ambos en el Gran Premio de Mónaco.

Los dos se encontraban fuera del top 10 cuando Nasr recibió la petición desde el muro de Sauber para que permitiera que Ericsson le adelantara, con la condición de que el sueco le devolviera la posición en el caso de que no pudiera progresar.

Nasr cuestionó la decisión e instantes después Ericsson intentó adelantarle en La Rascasse terminando en un choque que obligó a ambos pilotos a retirarse de la carrera al cabo de pocas vueltas.

Ericsson y Nasr se disculparon por sus errores en el incidente pero Kaltenborn ha querido dejar las cosas claras.

"Ha sido un comportamiento inaceptable de nuestros pilotos," dijo.

"Todo el trabajo del equipo terminó en un choque.

"Marcus y Felipe saben todo el trabajo que se hace en un fin de semana de carrera. Tienen la responsabilidad de llegar al final de la carrera.

"Después de analizar la situación era importante que el coche más rápido se pusiera por delante lo antes posible, y para ello podíamos usar cualquier opción.

"Nuestra decisión se basó en los datos de ambos coches.

"Después de todo esto hemos aclarado la situación de manera interna y los dos pilotos son conscientes de sus responsabilidades, este tipo de incidente no volverá a suceder."