Ricciardo aviva la polémica en Red Bull: "Dos fines de semana para olvidar, es un asco y esto duele"

Es muy extraño ver a Daniel Ricciardo sin su sonrisa habitual, bajo cualquier condición el de Australia siempre sonríe, pero esta vez, tras el segundo error de su equipo el segundo fin de semana consecutivo, parece que tiene motivos de sobra para reservarse su "buen humor" y mostrarse algo mas enojado.
El aussie carga contra su propio equipo tras perder una victoria que tenía en el bolsillo, sin lugar a dudas el rendimiento del RB12 fue superior al del W07 de Mercedes a lo largo del fin de semana del GP de Mónaco, no obstante, una llamada a boxes y unos mecánicos no preparados sepultaron sus aspiraciones de triunfo favoreciendo las de Lewis Hamilton, quien ha admitido que de no haber sido por el error de su equipo rival, no hubiese ganado.

El piloto Australiano fué privado de su 4ta victoria en todo su historial, tras haber conseguido su primera y especial pole position en un circuito donde la clasificación es de vital importancia.

A continuación las palabras de Ricciardo en plena rueda de prensa.

"Dos carreras consecutivas, dos carreras consecutivas. Eso es todo lo que puedo decir. Me llamaron a boxes para poner neumáticos lisos y no estaban preparados. Llegué a boxes y todo el mundo estaba corriendo como locos. Estoy muy, muy decepcionado".

Cuando se le preguntó por los detalles de la carrera, el de Red Bull respondió: "Para ser honesto, no quiero hablar de la carrera. Dos fines de semana para olvidar. Es un asco y esto duele".

Aún sin su sonrisa habitual, admite no tener idea de lo que ocurrió respecto a la estrategia: "No tengo ni idea de lo que sucedió. Ellos me llamaron a boxes y deberían haber estado preparados. Duele, duele. No tengo nada más que decir".

"Sí, creo que teníamos velocidad. Sentí que era el más rápido en cualquier condición. Pero llegó la parada en boxes, fue la parada en boxes. De nuevo en el segundo lugar".