Renault probó el "hierro" de los railes de Monte Carlo

Fiasco en la primera jornada del GP de Mónaco para Renault. El equipo francés ha tenido un jueves bastante complicado en las resbaladizas calles del principado y su presencia en los dos entrenamientos libres se ha saldado con sendos accidentes de sus pilotos. Mientras que en el FP1 era Jolyon Palmer el que golpeaba contra las barreras en el segundo sector, durante el FP2 era Kevin Magnussen el que tomaba el relevo impactando contra el muro de Anthony Noghes. A pesar de estos dos percances y del tiempo perdido, ambos pilotos intentan sacar una lectura positiva a los dos primeros entrenamientos libres.

Jolyon Palmer protagonizó uno de los grandes golpes del FP1, aunque el británico reconoce haber avanzado en su trabajo antes de este percance que le ha costado parte del primer libre y parte del segundo: "Hemos descubierto mucho acerca de la dirección que queremos seguir con el coche y creo que podemos avanzar bastante. El día no empezó del todo bien, con la pista muy resbaladiza. He cometido un error en Tabac, tuve un poco de sobreviraje y me empujó contra el muro".

Con 45 vueltas completadas a lo largo de las dos sesiones, Jolyon Palmer insiste en sacar el lado positivo de su accidentado jueves, sobre todo en términos de recogida de información y datos para los técnicos del equipo: "Cuando tuvimos el percance estábamos probando cosas que ya evaluamos la semana pasada y aunque no estábamos siendo del todo rápidos, tomamos una gran cantidad de datos, algo que es muy positivo. Vamos a ver lo que sucede a partir de ahora".

Por su parte, Kevin Magnussen tuvo un FP1 limpio en el que completó 34 vueltas con un mejor tiempo de 1.18.274, pero en la recta final del segundo libre impactó contra las barreras de Anthony Noghes en un accidente un tanto extraño: "No fue el mejor día para nosotros. Pensábamos que habíamos dado un paso adelante tras los test en Barcelona, pero en esta pista no tenemos el coche que esperábamos. La última especificación de motor sin duda es una mejora decente, pero todavía tenemos trabajo que hacer en la puesta a punto y en la búsqueda de una mayor carga aerodinámica".

Respecto al mencionado accidente, Kevin Magnussen dejaba su punto de vista: "Fue bastante desafortunado poner el punto y final a la segunda sesión antes de tiempo. Tuve algo de subviraje y acabé en el muro. Me quedé vendido y no tenía ningún tipo de agarre. Los datos demostraron que no iba más rápido que la vuelta anterior, por lo que es un accidente un poco frustrante. Afortunadamente, el único daño fue en el alerón delantero, lo que hace que sea más fácil para el equipo poder reparar el monoplaza".