Massa podría quedar fuera del equipo Williams y Lynn podría sustituirlo


A sus 35 años, Massa se ha convertido en una personalidad asidua a desmentir su adiós a la Fórmula 1 mientras las jóvenes promesas llaman a la puerta de equipos importantes gracias a sus éxitos en categorías inferiores. Algunos medios de comunicación trasladados a Mónaco, entre los cuales se encuentra LaF1.es, han aprovechado la residencia habitual del paulista en el Principado para cuestionar si verá las próximas ediciones del Gran Premio "desde el sofá de su casa" apartado de la actividad en el cockpit.

Leal a su tranquilo y moderado comportamiento frente a la prensa, el paulista niega que exista un contrato en firme para abandonar el Gran Circo a partir de 2017, aunque se muestra inquieto sobre su futuro como piloto titular en la parrilla. "No sé qué va a ocurrir, sigo motivado y quiero seguir haciendo lo que hago. De momento espero estar en pista. necesitamos más tiempo para entender qué va a pasar", indicaba Massa en un tono escéptico.

En el caso de que Lynn se convirtiera en nuevo compañero de Valtteri Bottas, Massa no ha querido desvelar si sus planes seguirán enfocados a prolongar su ya extensa trayectoria deportiva en la Fórmula 1. "Obviamente tengo ganas de estar en un buen equipo para seguir trabajando. Si no existe esta posibilidad, me lo pensaré dos veces. Espero seguir aquí compitiendo y divertiéndome. Necesitamos más tiempo, ya veremos qué ocurre".

Massa ha reiterado en numerosas ocasiones que sus más de 13 años de actividad en la parrilla sirven de utilidad para cualquier escudería, especialmente cuando se produce un cambio reglamentario que obliga a recibir un 'feedback' más preciso sobre el rendimiento del monoplaza. "Es importante tener un piloto que sabe qué decir y cómo mejorar. Honestamente es lo que he hecho ultimos años en Williams. La mejora de este equipo también está relacionada con mis puntos mi experiencia", apuntaba. La experiencia de Massa, por muy valiosa que se tercie, ya suena a finiquito hacia su vuelta al "sofá" de Montecarlo.

BOTTAS Y LYNN, POSIBLES CANDIDATOS

"Tener un nombre importante pilotando nuestros coches es importante y funciona muy bien a nivel comercial. Lo malo es que tener un nombre implica claramente que han tenido éxito en la F1 y han estado tiempo en la categoría", aclara Williams. "Hay muchas variantes dentro del proceso de elecicón. Estamos en pleno transcurso de dicho proceso, evaluando las posibilidades", explica.

El cupo de pilotos en Williams es cuanto menos, interesante. Tras la salida de Alex Lynn del programa de jóvenes pilotos de Red Bull en 2015, el equipo fundado por Frank Williams echó el lazo al joven piloto británico. Actualmente en las filas del equipo DAMS, Lynn ganó la segunda carrera del fin de semana en Barcelona.

"El año pasado fue su primer año en GP2, y creo que demostró que tiene talento con los desafíos que se encontró. Está aún en nuestro programa de desarrollo de pilotos. Este año necesita demostrar a todo el mundo estar a la altura para pilotar un F1, pero su temporada tan sólo acaba de comenzar, así que toca esperar", prosigue Claire.

El otro piloto podría ser Valtteri Bottas. El protegido de Toto Wolff está en la lista de otros equipos, y desde Williams pueden presumir de ello. "Esto demuestra el talento que tenemos a nivel de pilotos. Mientras podamos dar un coche competitivo, el equipo estará en su lista de lugares donde pilotar", afirma la hija del fundador del equipo.