Los números rojos de Force India han cambiado de color en 2016

La contabilidad de Force India en 2015 ha supuesto un necesitado soplo de aire fresco a una situación económica que empezaba a tornarse complicada. A pesar de los problemas legales de su dueño Vijay Mallya, el equipo indio supo apretarse el cinturón a tiempo, y la reacción ha sido notoria: frente a los 21.9 millones de dólares que perdió en 2014, este pasado 2015 el equipo sólo concedió pérdidas de 9.8 millones de dólares.

Esta reducción vino propiciada por un incremento de los ingresos de 6 millones de dólares, totalizando 92.4 millones en este aspecto, gracias a los patrocinadores de Sergio Pérez, Además, se incrementaron los ingresos de FOM, tras acabar en sexto lugar tanto en 2013 como en 2014. Los ingresos asociados a la quinta posición del año pasado no se reflejan en las cuentas de 2015, si no que lo harán en las de 2016.

Este mayor desahogo ha permitido a Force India ampliar ligeramente su plantilla (382 empleados, 6 más que en 2014) y afrontar algunos pagos pendientes, como el de un préstamo de 5.6 millones de dólares al banco suizo Edmond de Rotschild, y el de otro préstamo (cuyo pago estaba previsto para abril) de 700.000 dólares a América Móvil. Las conclusiones de la contabilidad del equipo muestran su confianza en que la compañía matriz, Orange India Holdings, "continuará proveyendo a la compañía con los fondos necesarios para cumplir sus obligaciones".

En declaraciones a Motorsport, Bob Fernley, Team Principal del equipo, ha achacado también la mejoría económica a la labor de construcción de la estructura en los últimos años de cara al futuro.

"Lo que hemos estado haciendo como equipo es invertir bastante en las capacidades técnicas del mismo en los últimos siete años. Hay que recordar que el equipo afrontaba 10 años de inversión insuficiente cuando Vijay lo compró. Aunque nunca dejaremos de hacerlo, esa inversión se está ralentizando un poco ahora, y podemos progresar equilibrando nuestros programas, de forma que podamos seguir siendo competitivos con un presupuesto equilibrado".

"Empezamos ese proceso el año pasado, porque terminamos de hacernos con el túnel de viento de Toyota a finales de 2014, y empezamos a ver los beneficios técnicos en 2015. Es un proceso muy positivo en el que hemos podido invertir nuestras capacidades, y ahora podemos concentrarnos en hacer que el equipo sea sostenible desde un punto de vista comercial y de gastos".