Haas vuelve a los puntos en Rusia tras el desastre de China

Tres resultados en los puntos en cuatro carreras. Nada mal para un equipo novato, como es el caso de Haas. De hecho, con el octavo puesto en el Gran Premio de Rusia logrado por Romain Grosjean, la escudería estadounidense se ha convertido en la mejor formación debutante en lo que va de siglo.

Tanto Jaguar, en el año 2000, como Toyota, dos años más tarde, concluyeron su primera campaña con dos resultados en posiciones de puntos. Un saldo que al nuevo equipo solo le ha costado cuatro grandes premios superar. De nuevo, gracias al francés, que desde el decimoquinto puesto en la parrilla sobrevivió al caos de la primera vuelta para colocarse octavo, una plaza que conservó hasta el final pese a la presión del Force India de Sergio Pérez.

“Es estupendo volver a puntuar, sobre todo tras un fin de semana complicado en el que nunca he estado contento con el coche. La primera vuelta fue buena, pues pude evitar todos los incidentes y después pude contener a Sergio. Pero no estoy contento del todo con el comportamiento del coche, hay muchas cosas que podemos mejorar y creo que para la próxima carrera será mucho mejor”, afirmó el francés, que con este resultado gana una posición en la clasificación de pilotos para colocarse séptimo.

Peor parado salió Esteban Gutiérrez, que golpeó a Nico Hülkenberg en la segunda curva y, tras pasar por boxes para sustituir el morro de su monoplaza, fue sancionado con un drive-through que le relegó a la cola del grupo. El mexicano concluyó decimoséptimo, solo por delante del Manor de Pascal Wehrlein, un consuelo menor del que espera recuperarse en Barcelona. “Llegué a la primera curva con mucho espacio pero, por desgracia, no pude detener el coche y embestí a Hülkenberg; hice lo que pude para recuperar pero, con la sanción, perdí mucho tiempo. Acabar la carrera ha estado bien, pero ahora debemos concentrarnos en la siguiente”.