Vettel llega al podio a pesar del toque con Raikkonen

Carrera accidentada y a la vez positiva de Ferrari en Shanghai. A pesar de ver como sus dos pilotos se tocaban en la primera curva, la salida del Safety Car y la buena estrategia del equipo italiano ha servido para reconducir la carrera de Vettel y Räikkonen. Con dos excelentes remontadas por parte de ambos pilotos, la formación de Maranello salda el GP de China con el podio de Sebastian Vettel y la quinta posición de Kimi Räikkönen, que además de progresar desde el fondo de la parrilla consiguió por momentos frenar el ritmo de Lewis Hamilton y su Mercedes.

"Estoy bastante decepcionado con el toque que hemos tenido en la curva 1. Ha sido cuestión de suerte tener el coche intacto. De hecho, al principio pensé que tenía que ir a boxes, pero el coche al final estaba medianamente bien. La dirección estaba un poco desviada y era bastante complicado en las curvas a izquierdas. Hubiera sido más difícil de ser al revés porque las curvas aquí son más a derechas. Con el Safety Car tuve que cambiar la estrategia, pero en el tráfico he recuperado posiciones y me he divertido mucho" explicaba Sebastian Vettel.

Tras consumar su remontada, el alemán confesaba: "Kvyat era muy bueno al final del stint con blandos, pero él cambio a medios mientras yo tenía blandos. Me he acercado al máximo, ha funcionado y en la vuelta de salida de boxes he conseguido pasarle" A modo de conclusión, Vettel afirmaba: "Ha sido una remontada increíble y más después del toque en la curva 1. Pensaba que había perdido todo, así que estoy muy contento con este podio, con terminar los dos coches y a la vez triste por el toque con Kimi. He disfrutado la carrera, ha sido un buen día y la segunda posición era lo máximo que podíamos conseguir"

Por su parte, Kimi Räikkönen ha tenido una carrera a la contra. A las primeras de cambio se ha visto obligado a pasar por boxes para cambiar su morro, lo que le ha hecho caer hasta el final de todo el grupo de pilotos: "Es obvio que hemos tenido una situación complicada durante la salida y al final estaba casi último. Ha sido una carrera un poco díficil, aunque lo cierto es que hemos intentado progresar durantetodo momento y al final hemos conseguido recuperar algunas posiciones. La quinta posición no es un desastre absoluto, pero tampoco es lo que habíamos soñado".

Mucho más escueto ha sido el piloto finlandés en relación a la maniobra de la salida, en la que Sebastian Vettel le ha tocado. De hecho, Räikkönen ha reconocido que apenas ha visto nada del percance con su compañero en Ferrari en la curva 1 del trazado chino: "No tengo la más mínima idea de lo que ocurrión en el inicio, de repente me golpeó y tuve un trompo. Tuve un pinchazo en el neumático delantero izquierdo y daños en el alerón delatero, pero me las arreglé para volver a boxes. Seb vieno a disculparse después de la carrera, está claro que no lo hizo a propósito, aunque esto no cambia tampoco las cosas".