McLaren no llega a la zona de puntos en China, decepción en Woking

Fernando Alonso volvió a la acción en un GP de China muy movido y caótico, un escenario perfecto para haber sumado sus primeros puntos de la temporada. Sin embargo, la falta de ritmo del McLaren MP4-31, el Safety Car desplegado en los primeros compases de la carrera y la estrategia de dos paradas realizadas por el español a partir de este variable ha sido un lastre que la impedido asaltar la zona de puntos. Con Fernando Alonso 12º y Jenson Button 13º, el McLaren MP4-31 ha dado síntomas de falta de ritmo y lo que es peor, de un desgaste de neumáticos excesivo.

A la finalización de la carrera, Fernando Alonso reconocía esperar un poco más de su carrera en Shanghai: "Estoy un poco decepcionado, como siempre que no estamos en los puntos. Esperaba un pelín más, estar entre los diez primeros, pero esta vez no pudo ser. No hubo ningún problema para ninguno. En la carrera que vi desde el muro hubo un poco caos y hoy esperaba algo similar, pero no pasó nada. No éramos lo suficientemente rápidos para acabar entre los diez primeros, así que hay que mejorar de cara a la próxima carrera".

"Seguramente el Safety Car no nos vino demasiado bien. A gente como Kvyat que paró unas vueltas antes le permitió reagruparse en el pelotón sin perder ese tiempo extra de la parada, colocándose detrás nuestro" explica Fernando Alonso, que sin embargo no oculta el verdadero motivo de su difícil carrera: "Como digo no éramos lo suficientemente rápidos para seguir el ritmo. Escogimos salir con los blandos para ir más largos, pero no nos salió bien porque cuando paran los de delante intentas estirar tu parada. Con el Safety Car ellos no pierden nada"

En esta línea, Fernando Alonso afirma: "En carrera no íbamos muy rápido y optamos por ir a dos paradas. Fue una carrera de paciencia, íbamos a ir muy lentos con las ruedas medias, pero íbamos a parar una vez menos que los demás. Hicimos tapón cuando podíamos y tirando cuando nos dejaban. Ha sido una carrera un pelín aburrida en ese sentido, pero intentamos acabar con el mínimo tiempo total, pero no ha sido suficiente para estar entre los diez primeros".

Aún así, el asturiano intentaba sacar el lado positivo del GP de China: "El coche iba mejor que el viernes, todos los cambios realizados han sido para mejor. Estoy contento de volver al coche, de acabar la carrera porque en Australia no pude acabar y en Bahrein no competí. Es la primera vez que doy 50 y pico vueltas con este coche y seguro que será muy útil para las siguientes carreras. A nivel físico, cuando salí estaba peor. En la vuelta de reconocimiento tuve más dolores que viernes y sábado. Sin embargo, en carrera por la tensión o por la emoción de correr me acabo de acordar de la costilla. En carrera sin ningún problema".