La mala salida comprometió el triunfo para Kimi Raikkonen

El piloto de Ferrari Kimi Räikkönen dice que la mala salida ha arruinado las esperanzas de conseguir una victoria en el Gran Premio de Bahréin.

Räikkönen se clasificó cuarto pero con el abandono de su compañero de equipo en Ferrari Sebastian Vettel por la rotura del motor durante la vuelta de formación acabó saliendo tercero.

Räikkönen bajó hasta la quinta posición en la primera vuelta, aunque se puso a 10 segundos del ganador de la carrera Nico Rosberg cuando logró situarse en segunda posición.

"Obviamente no está mal, pero hice una mala salida y después de unas pocas vueltas estábamos a una recta de Nico," reflexionó Räikkönen.

"Fue bastante difícil recuperar pero hicimos lo que pudimos.

"Tuvimos muy buena velocidad, aunque no suficiente para ganar la carrera... la segunda posición era el mejor [resultado posible] hoy, pero intentaremos mejorar a partir de ahí."

Räikkönen, que ya ha logrado 8 podios en 11 carreras en Bahréin, pidió a Ferrari que siga trabajando en la fiabilidad después del abandono que sufrió en Australia.

"Sabemos que fue mala suerte para el equipo que el otro coche [el de Vettel] tuviera un fallo, así que queda trabajo por hacer," concluyó el Campeón del Mundo de 2007.