La FIA confirma las nuevas regulaciones para los propulsores

El órgano de gobierno de la Fórmula 1, la FIA, ha confirmado que las nuevas regulaciones sobre las unidades de propulsión, centradas en cuatro temas principales, han sido acordadas y ratificadas formalmente por el Consejo Mundial del Motor (WMSC).

El anuncio del viernes llega después de meses de negociaciones entre los fabricantes de motores y otras figuras clave del deporte, sobre el costo y el precio de la oferta, la obligación de suministrar, la convergencia de rendimiento y el sonido.

Los cambios han sido aprobados "por todos los niveles de la estructura de gobierno de la Fórmula 1", como indica en la comunicación oficial de la FIA, y se introducirán desde el inicio de la temporada de 2017.

Los cambios en la normativa de motores de 2017 a 2020:
Costo
Se ha convenido una reducción significativa en el precio del suministro de las unidades de propulsión para equipos cliente y una reducción en el costo de los fabricantes en los próximos años.

- En 2017 el precio por unidad de propulsión para los equipos cliente se reducirá en 1 millón de euros por temporada en comparación con el 2016.

- A partir de 2018, el precio de suministro anual se reducirá en 3 millones más.

- La reducción de costes en las unidades de propulsión se verá impulsada por los cambios en los reglamentos técnicos y deportivos para el 2017 y 2018, con una reducción progresiva del número de elementos de la unidad de propulsión por piloto y por temporada.

Suministro
Se garantizará la provisión de unidades de propulsión a los equipos cliente, ya que el procedimiento de homologación incluirá una "obligación de suministro" que se activará en el caso de que un equipo tenga que hacer frente a una ausencia de suministro.

Convergencia de rendimiento
El nuevo acuerdo incluye un paquete de medidas destinadas a lograr la convergencia de rendimiento.

- El sistema de fichas (tokens) se va a retirar a partir de 2017

- Además, habrá limitaciones en las unidades de propulsión en cuanto al peso, dimensiones y materiales, y en la presión de la sobrealimentación que se introducirán en 2017 y en 2018.

Sonido
Los fabricantes están actualmente llevando a cabo un prometedor programa de investigación para mejorar aún más el sonido de las unidades de propulsión actuales, con el objetivo de que sean aplicadas para el año 2018 a más tardar.