Kvyat logra el podio en una carrera magistral para el y Ricciardo

Por tercer Gran Premio consecutivo, Red Bull sale de China con unas sensaciones muy positivas tras los grandes resultados cosechados por sus pilotos. Daniil Kvyat fue la joya de la corona hoy al subirse al tercer escalón del podio. El ruso, no obstante, tuvo un agrio enfrentamiento dialéctico al acabar la carrera con Sebastian Vettel, quien le consideraba culpable de su toque con Kimi Räikkönen en la salida.

Kvyat defendió su maniobra: "Creo que hice un movimiento correcto sobre Vettel. Vi el hueco y fui a por él. No nos tocamos pero, por desgracia para él, Kimi estaba en el otro lado. Para mí, era un movimiento lógico, y ha compensado con un podio. Es un buen impulso para nuestro lado del garaje, después de un par de carreras complicadas".

“He disfrutado mucho la carrera de hoy. Nuestro ritmo era muy fuerte, y obtener este resultado en un circuito donde no esperábamos ser tan fuertes es realmente genial. El coche se comporta muy bien, el chasis es fácil de pilotar, y con más mejoras que llegarán a la unidad de potencia, deberíamos estar en una posición aún más sólida. Es muy alentador que el equipo esté peleando por podios consistentemente este año. Soy un tipo muy feliz hoy, y es genial tener esta sensación de cara a mi Gran Premio de casa, en Rusia".

Daniel Ricciardo, que partía en primera línea, tuvo un inicio de carrera aún más prometedor, al ponerse en cabeza. Su liderazgo, no obstante, duró poco, al sufrir un pinchazo por culpa de restos en la pista. El australiano firmaría a posteriori una gran remontada para acabar de nuevo en 4º lugar.

Así explicó el piloto aussie su pinchazo: “Vi algunos restos en la pista tras la primera vuelta, pero no parecía que hubiese una pieza grande como la que he pillado, así que no me lo esperaba. Llegando a las curvas 11 y 12, sentÍ que la parte trasera se me iba, y comuniqué de inmediato por radio que las ruedas estaban destrozadas".

"El pinchazo se hizo notorio cuando llegué a la recta: pude sentir mi coche bambolearse, y después mi neumático reventó. El Safety Car nos puso aún más atrás, así que fue una golpe doble, como si me golpeasen en el estómago con algo muy pesado."

Ricciardo, no obstante, se queda con el buen sabor de boca de la remontada: "En la segunda parte de la carrera hice uno de los mejores pilotajes de mi vida. El paquete es muy prometedor, desde luego. Ahora mismo, en 3 carreras hemos mostrado nuestra fuerza en algún punto, y ha sido una fortaleza que no pensábamos tener tan pronto esta temporada, así que todo es más parecido a 2014, cuando teníamos potencial".

"Me siento como si hubiese rociado a la gente con champán hoy, y parte de mi sonríe porque soy optimista y creo que pasará este año, Es una gran sensación y seguiré peleando."