James Key afirma que el Toro Rosso del 2016 es su mejor coche

James Key llegó al equipo de Faenza en 2012 y, desde entonces, la filial de Red Bull ha ido ascendiendo en la parrilla. Este año la turbulenta relación del equipo grande con su proveedor de motores, Renault, les puso en una complicada situación de la que han conseguido salir airosos. “Estoy muy contento. Veremos cómo evolucionan las cosas, creo que podemos estar satisfechos, porque tuvimos un invierno muy duro por la tardía decisión sobre el motor”, reconoce James Key en una entrevista concedida a GPUpdate.net.

El resultado final en Australia no fue todo lo bueno que podría, pero el rendimiento del monoplaza fue espectacular, especialmente en clasificación. “Era difícil de decir en los test de invierno. Pero creo que teníamos buenas sensaciones. Sabíamos que quedaba mucho rendimiento por llegar para Melbourne en diferentes áreas. Ver que todo ocurrió del modo en que debería y vernos justo detrás de los Mercedes y Ferrari fue muy satisfactorio”, declaró Key orgulloso de lo conseguido por Verstappen y Sainz, que clasificaron quinto y séptimo respectivamente.

El ingeniero británico empezó su andadura en la Fórmula 1 con Jordan y permaneció allí a pesar de todas las transformaciones sufridas por el equipo hasta convertirse en Force India. Después pasó a Sauber hasta que, en 2012, Red Bull le eligió para acometer una profunda reestructuración de lo que antiguamente fue el equipo Minardi.

¿Quién es James Key?Toro Rosso está siendo una de las sorpresas de la temporada y, aunque la mayor parte de la atención la acaparan sus dos jóvenes pilotos, el monoplaza no deja indiferente a muchos ingenieros del paddock. El STR10 es analizado con lupa por la competencia y su creador acumula cada vez más prestigio. Leer más.

"No se trata sólo de diseñar y desarrollar, también de la producción, las operaciones en el circuito, los pit-stops, todas esas cosas”

Son ya muchos monoplazas diseñados bajo su cargo pero, para Key, el actual es, seguramente, el mejor de todos. “Desde el punto de vista de la competitividad en clasificación en este inicio de temporada, probablemente lo es. Tienes que juzgar desde donde vienes y todos esos factores, así que es complicado de decir. Creo que desde el punto de vista de la competitividad y lo que vimos en Melbourne cuando todo funcionó según el plan, probablemente lo es”, comentó Key, que también resaltó la diferencia de presupuesto respecto a otros equipos de la parrilla. “Es un compendio de cosas, tenemos un motor con un año de antigüedad, así que imagina si tuviéramos la especificación de 2016 y se pudiese desarrollar: sería aún mejor. Lo que hemos hecho es cambiar el énfasis del equipo, lo reestructuramos en gran medida durante los últimos tres años y creo que trabajar con un objetivo ayuda a que todo el equipo se centre en moverse en una sola dirección. No se trata sólo de diseñar y desarrollar, también de la producción, las operaciones en el circuito, los pit-stops, todas esas cosas”.

James no cree que tener un presupuesto inferior deba llevar implícita una visión limitada de los objetivos a conseguir y afirma que “somos un equipo con presupuesto inferior y menos personal, pero físicamente hablando aún es posible, sólo hay que encontrar el modo de hacerlo. Es muy duro, llegas a un punto en el que no puedes ir mucho más allá sin gastar más dinero, supongo que se trata de maximizar lo que podemos hacer con el presupuesto y tiempo que tenemos”, reflexionó.

James Key ha trabajado siempre para equipos modestos, aunque pocos dudan de que, tarde o temprano, lo hará para uno de los grandes de la parrilla. Pero la filosofía de trabajo en un equipo con pocos recursos es todo un arte. “Necesitas tener buenas y fuertes relaciones de trabajo con la gente para encontrar el mejor camino a seguir. Me gusta la atmósfera de los equipos pequeños, todo el mundo juega un rol mayor. Lo mejor de Toro Rosso es que todo el mundo tiene interés en avanzar y tener éxito, así que ha sido muy fácil moldear al equipo del modo en que lo hemos hecho".
Sus dos jóvenes pilotos

El Director Técnico de Toro Rosso también habló sobre las otras dos grandes perlas del equipo: sus pilotos. Ambos debutaron la temporada pasada y han tenido que madurar con celeridad. “Su conocimiento del coche… es donde los debutantes realmente empiezan a desarrollarse, cuando son capaces de predecir cómo se comportará el coche en la siguiente sesión, cuando las condiciones meteorológicas son distintas o comparar una tanda larga de una sesión de entrenamientos con lo que puedes esperar durante la carrera. Max, al igual que Carlos, empieza a entender el significado real que tiene”, finalizó Key.

Toro Rosso se encuentra actualmente en la sexta posición del campeonato de constructores, pero su botín de puntos podría haber sido mayor si el infortunio de Bahrein y los errores estratégicos de Australia no se hubiesen producido. En China, el equipo tendrá una nueva oportunidad de confirmar el gran rendimiento mostrado con resultados al final de la carrera.