Carlos Sainz no pudo pasar de la Q2 así como Max Verstappen

Carlos Sainz no pudo repetir el pase a la Q3 que consiguiera en Australia y partirá mañana en la undécima posición de la parrilla de salida para el Gran Premio de Bahrein, segunda prueba del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 que se disputará mañana en el circuito de Sakhir. El español saldrá justo detrás de su compañero de equipo, el holandés Max Verstappen. Ambos cayeron eliminados en la segunda fase de la clasificación, penalizados por la decisión de Toro Rosso de que ambos usaran dos juegos de superblandos en la Q1, algo que se reveló innecesario y que les condenó a disponer de un solo juego para la Q2.

En esa ronda, Sainz, que había superado a Verstappen en la Q1, no pudo mejorar su tiempo; de hecho, empeoró una décima tras cometer un pequeño error en las curvas 9 y 10, tal vez la zona más complicada del circuito. El que sí mejoró fue su compañero, lo bastante para superarle por unas escasas 44 milésimas. Carlos reconoció que la falta de gomas fue decisiva, pero se mostró confiado en poder obtener un buen resultado en la carrera a la vez que sacaba a relucir su descontento con el sistema de clasificación.

“Con los neumáticos superblandos que nos quedaban para la Q2 era muy difícil pasar a la Q3, hicimos todo lo posible pero es lo que hay. Haber elegido los neumáticos con otro sistema de clasificación es algo que condiciona y ya habéis visto que a nueve minutos del final estábamos fuera del coche. Pero mañana será más divertido y tenemos una buena oportunidad de sumar puntos; hay que concentrarse y estoy seguro de que podemos hacer una buena carrera”.