Alonso revela el alcance de sus lesiones tras el accidente en Melbourne

Tras anunciarse esta mañana que Fernando Alonso no disputaría el Gran Premio de Bahrein debido a unos resultados anómalos en las pruebas médicas realizadas hoy, el piloto español ha explicado, en la rueda de prensa de la FIA, su situación real, revelando que, efectivamente, sufrió lesiones en su accidente en Albert Park, algo que el bicampeón asturiano ha mantenido oculto de la luz pública hasta hoy mismo.

Alonso comenzó recapitulando desde el día del accidente, y afirmó haber sufrido un neumotórax, un colapso pulmonar causado por una acumulación de aire entre el pulmón y la pared torácica. "La semana pasada, estaba bien el domingo. Un poco de dolor en una rodilla, pero nada grande. Recibí luz verde para salir del circuito y todo iba bien. El lunes tuve un poco de dolor general, nada muy serio. Entonces volví, llegué a España y el dolor era un poco mayor, así que hicimos un chequeo apropiado y tenía un pequeño neumotórax en el pulmón"

La principal causa que mantiene a Alonso fuera de su monoplaza, sin embargo, son unas costillas fracturadas: "Los médicos me aconsejaron descansar en casa y repetir el escáner el pasado lunes. El neumotórax se ha ido, más o menos, pero tengo algunas costillas fracturadas. Dado que, dentro de un Fórmula 1, estás en una posición muy concreta, y con las fuerzas G, había riesgo de que las fracturas pudieran moverse al pulmón. No es como una pierna o un brazo roto, que puedes soportar el dolor; es el pecho, donde están los órganos, así que no podemos hacer mucho más".

Preguntado por sus posibilidades de estar en la parrilla del siguiente Gran Premio, en China, dentro de dos semanas, Fernando no pudo dar una respuesta concreta: "No es seguro al 100%. Tendré que hacer otro test en los próximos 8 o 10 días, y después la FIA me evaluará de nuevo, como hoy. Estoy bastante recuperado del neumotórax, simplemente las costillas no están 'pegadas', así que puede ser un problema. Es un riesgo muy pequeño, pero entiendo que no se quiere correr ningún riesgo, así que es una cuestión de tiempo. En los próximos 10 días debería estar bien, pero no podemos garantizarlo; quizá sean cinco días, quizá 10, quizá 12".

Lejos de coger un vuelo a Asturias, o a Dubai, para seguir con su recuperación, el piloto de McLaren estará presente durante el fin de semana en el circuito asistiendo a su sustituto, el belga Stoffel Vandoorne. "El equipo ha hecho un trabajo fantástico preparando el coche, así que he querido intentarlo hasta el último momento. Ahora me quedaré todo el fin de semana para ayudar a Stoffel porque es una gran oportunidad para él, y para ayudar al equipo, porque me encanta lo que hago, me encantan la F1 y las carreras. Quiero aprender desde fuera cómo se prepara el equipo, las acciones en clasificación, la estrategia, los pit stop... Quiero estar involucrado en todo desde fuera, porque puede ayudarme ahí dentro la próxima vez".