Renault regresa a las pstas y debuta al borde de los puntos en Australia

Tras un lustro de ausencia, Renault regresó a las pistas como equipo de fábrica en el Gran Premio de Australia. Tras las positivas sensaciones del sábado, con ambos pilotos accediendo a la Q2, la situación mejoró aún más en carrera, y ambos pilotos terminaron a las puertas de empezar la temporada sumando puntos.

El nombre destacado del equipo éste fin de semana ha sido el debutante Jolyon Palmer. “El equipo ha hecho un trabajo increíble éste fin de semana clasificando para Q2 y acabando la carrera undécimo y duodécimo: es lo máximo que podíamos esperar conseguir. Es un buen comienzo, hemos estado cerca de sumar puntos, y podemos avanzar desde aquí".

Palmer se pasó la carrera enfrascado en pugnas con otros pilotos, y firmó algunos buenos adelantamientos, en especial una maniobra en paralelo en la curva 4. "La carrera en sí fue atareada pero divertida; me ha encantado estar rueda a rueda de nuevo tras un año fuera de las carreras. Ha sido genial estar de vuelta en las luchas, y todo fue muy fluído para mi".

Kevin Magnussen, por su parte, tuvo que enfrentar una carrera cuesta arriba desde el principio. “Tenemos un buen coche; el ritmo es sólido, al igual que el setup base. Es algo sobre lo que podemos trabajar y evolucionar para obtener más rendimiento. Hoy todo se complicó al inicio, estaba muy fastidiado por el pinchazo. No creo haberme tocado con nadie, así que ha sido muy desafortunado".

La bandera roja le permitió recuperar la vuelta perdida, y Magnussen volvió a mezclarse con la zona media, avanzando varios puestos para terminar 12º tras Palmer. "Nunca quieres ver un incidente de bandera roja, y es muy positivo que Fernando pudiese salir andando de ese dramático accidente, pero el reinicio nos benefició. Nuestro ritmo después fue muy prometedor, así que estoy entusiasmado por las próximas carreras".