Mercedes iniciará la temporada 2016 con la confianza por las nubes

A menos de una semana para que los motores V6 Turbo vuelvan a la vida de forma competitiva en las carreteras del Albert Park de Melbourne, Mercedes encara el inicio de la temporada 2016 del mismo modo que las dos anteriores, con las plenas facultades de quien sabe tener un punto más que el resto tras unos tests prácticamente inmaculados.

En el caso de Lewis Hamilton, tricampeón del mundo y vigente poseedor de la corona, el optimismo es patente: "Los tests fueron increíbles, los mejores que puedo recordar en mi carrera. El coche parece incluso mejor que el del año pasado tanto en rendimiento como en fiabilidad. Podemos estar muy orgullosos de lo que hemos conseguido durante el invierno".

Los cambios en el reglamento suponen siempre la principal amenaza de un equipo dominante, como refleja el propio Hamilton: "Siempre buscamos la perfección, pero esa diana siempre se mueve, y constantemente enfrentas nuevos desafíos para alcanzarla. Cuando crees que estás cerca, de repente caes más atrás. Es duro mentalmente, pero es bueno, te obliga a ser fuerte y buscar mejoras en cada área. Por mi parte, sé que aún hay más por llegar; creo que lo he demostrado éstos dos años. Tiene que haber algún extra en mi depósito, ya que la competición será más dura que nunca éste año".

"Los cambios en las reglas de la radio tendrán un gran impacto. Los ingenieros ya no pueden darte consejos o recordatorios que puedan afectar tu rendimiento en carrera, así que tienes mucho más que recordar. Será duro, pero, con suerte, hará que haya más carreras emocionantes".

En cuanto a Nico Rosberg, el alemán afronta la que podría ser su última oportunidad de batir a su compañero, esperando poder prolongar la buena racha con la que acabó 2015: "Los tests son importantes, pero lo que todo piloto espera de verdad es poner un nuevo coche al límite por primera vez. Que haya pocos tests supone un gran desafío para todos. Es incluso más duro cuando eres la referencia, ya que necesitas inventar mientras los demás pueden inventar y copiar. Pero hemos hecho los deberes, y parece que será otro buen año para nosotros".

Ferrari parece ser, un año más, la principal amenaza de la marca germana, y Rosberg es consciente de ello: "Todos sabemos que Ferrari está ahí, con nosotros, y puede que alguno de los demás también lo esté, así que tenemos que seguir empujando. Pero es bueno tener esa competición. Con el equipo que tenemos, creo que podemos mantenerles atrás".

"Espero poder conseguir un par de victorias en las primeras carreras fuera de Europa para premiar a la gente de las fábricas por su duro trabajo. He tenido un gran invierno, y nunca he me sentido tan preparado para empezar. Será una gran batalla".

Mientras, la cabeza visible de Mercedes-Benz Motorsport, Toto Wolff, comparte ese optimismo con una cierta cautela. "Siempre hay margen para mejorar, y hemos encontrado algunas mejoras interesantes". "Esperamos que la competición sea más dura que nunca. En Ferrari parecen confiados, y habrá otros equipos involucrados en la batalla. Tener competidores fuertes te motiva para apretar aún más".

Cómo manejarán a sus dos pilotos en caso de confrontación es la eterna pregunta: "Ambos son su mayor competición entre sí, en el mismo coche, lo que no es siempre fácil de manejar. Pero con otros (pilotos) en la mezcla, será interesante ver como la dinámica evoluciona. Hemos mostrado las últimas dos temporadas que no hay órdenes de equipo, y eso no ha cambiado". "La Fórmula 1 es un deporte, pero es también entretenimiento. La controversia, dentro y fuera de la pista, llena titulares. No es algo malo; es parte del mundo en el que vivimos".