Los pilotos de Toro Rosso se clasifican por lo alto en Melbourne

El motor Ferrari 2015 se hace notar. Toro Rosso ha sido uno de los grandes protagonistas de la sesión de clasificación del GP de Australia tras colar sus dos monoplazas en Q3. La formación de Faenza ha hecho un excelente trabajo durante la pretemporada y de momento se confirma como uno de los equipos a seguir muy de cerca. En el primer asalto serio del año, Toro Rosso supera a Red Bull y tendrá una posición de salida perfecta de cara a la carrera de mañana. Quinto puesto para Max Verstappen y séptimo para Carlos Sainz en Albert Park.

Carlos Sainz ha finalizado en séptima posición tras marcar un 1:25.582. El piloto madrileño ha finalizado a 1.7 segundos de la pole, aunque curiosamente su tiempo en Q2 ha sido dos décimas más rápido: "Hemos mejorado la posición del año pasado, que era el primer objetivo. La clasificación ha sido bastante caótica, no sabía lo que estaba pasando. Hemos vivido momentos tensos durante la Q1 y la Q2. Lo importante es que la vuelta de Q2 me hubiera servido para ser quinto, pena de no haberla podido repetir durante la Q3".

Al igual que muchos de sus rivales, Carlos Sainz ha valorado el nuevo formato de clasificación de manera negativa, aunque el español ha preferido centrarse en sus opciones de cara a la carrera: "Entre que no hay radio y no se entiende muy bien el sistema de clasificación, vivimos entre el caos y la frustración. A los que les tiene que gustar son los que nos ven por televisión. En cualquier caso, mañana la salida será una de las claves para sumar un buen resultado. Los puntos son muy posibles. Habrá que hacerlo bien al principio y luego ya se verá".

Por su parte, Verstappen ha sumado su mejor posición de parrilla en Fórmula 1 tras los sextos puestos cosechados el año pasado en Malasia y España. Con un nuevo récord personal tras su quinto puesto, el holandés se mostraba visiblemente satisfecho tras la Q3: "La verdad es que no esperábamos que fuera tan bien al final, sobre todo después de la mañana de hoy en la que nos ha costado encontrar el equilibrio del coche. Este es un excelente resultado para todo el equipo, sobre todo porque lo hemos conseguido con las nuevas reglas de clasificación, que no han sido fáciles".

A modo de balance, Verstappen explicaba: "Nos tenemos que quedar con este resultado, justo por detrás de los dos Mercedes y los dos Ferrari. Creo que todos estuvimos bien. El coche funcionó y la unidad de potencia funcionaron a la perfección. Todo fue perfecto". Aún así, el piloto holandés se mostró cauto de cara a sus opciones en carrera: "Tenemos que seguir siendo realistas y Mercedes ahora parece aún más rápido. En cualquier caso vamos a tratar de seguir el ritmo y mantener al menos nuestra posición. La situación es cada vez mejor en cualquier caso".