La F1 es muy segura, pero puede mejorar enormemente

El accidente sufrido por Fernando Alonso durante el Gran Premio de Australia ha sacado a relucir la seguridad con la que cuentan los Fórmula 1. El piloto de McLaren Honda tan sólo cojeaba ligeramente después de colisionar a 46G, cuando lo más normal en esta situación hubiese sido estar en una camilla camino al hospital.

Sin embargo, no nos podemos relajar. Si analizamos el accidente de Alonso con detenimiento, podemos ver cómo la rueda del McLaren Honda pasa por delante de su casco. Tal y como hemos visto en los últimos años, por desgracia, la cabeza es una de las zonas más desprotegidas para los pilotos.

La foto de Fernando Alonso sentado, ya fuera del coche, junto a su maltrecho McLaren Honda, ha recorrido el mundo. A pesar de que lo hemos visto antes, sigue resultando sorprende que después del fuerte primer impacto y las posteriores vueltas de campana, el piloto resultase ileso y saliese por su propio pie.

Aunque de que se ha avanzado mucho en materia de seguridad desde la muerte de Ayrton Senna, aún queda trabajo que hacer. En los últimos años, hemos tenido que lamentar el fallecimiento de María de Villota y Jules Bianchi, ambos con golpes fatales en sus cabezas, a pesar de llevar casco.

Es precisamente la cabeza, uno de los únicos lugares que aún hay que trabajar en proteger. Este es un tema recurrente desde hace ya varios años pero que tras los últimos incidentes se ha llevado a primera página.

En el accidente de Fernando Alonso, el sistema de retención de neumáticos funcionó a la perfección y el neumático no salió despedido. Sin embargo, la rueda se subió sobre el morro del coche amenazando la integridad del piloto. Por suerte, no hubo que lamentar problemas y el piloto pudo salir sin ayuda.

Precisamente esa rapidez con la que el español salió de su coche se ha convertido en una nueva piedra en el camino hacia la implantación de un nuevo sistema de cubierta. Los más puristas de la categoría se niegan a ver una Fórmula 1 en la que los coches monten una cúpula como la que ya se pueden ver en otros prototipos como los de LMP1 desde hace ya varios años.
Halo Red Bull Seguridad
A pesar de que los equipos ya han propuesto alternativas a la impopular cúpula, como el Halo de Mercedes, la propuesta de Ferrari que podrían estar listas para 2017 y la semicúpula planteada por Red Bull, para 2018, parece difícil que se llegue a un acuerdo.

Pilotos como Pedro de la Rosa con gran experiencia sobre el terreno aseguraba que Fernando Alonso hubiese estado mucho más protegido con un sistema de retención que hubiese evitado golpes en la cabeza. Sin duda, es una de las gran asignaturas pendientes para la categoría que está siendo muy cuestionada en las últimas semanas.