Carlos Sainz se siente con confianza de cara a una posible carrera bajo la lluvia

Los entrenamientos libres del viernes en Albert Park resultaron todo un desafío para los equipos, y Toro Rosso no fue una excepción. La cambiante meteorología alteró el plan de trabajo habitual y forzó constantes cambios de gomas en una pista que nunca estuvo completamente seca.

A ello hay que sumarle los problemas mecánicos que sufrió Carlos Sainz, los primeros del año tras una pretemporada cuasi inmaculada, y que le impidieron rodar en los Libres 1. "No ha sido el inicio más sencillo para el fin de semana. En los primeros libres enfrentamos unos pequeños problemas que limitaron nuestra participación, pero afortunadamente no nos perdimos mucho porque la pista estuvo mojada durante gran parte de la sesión. El tiempo ha sido un poco molesto durante el día, pero al menos los Libres 2 fueron mucho mejores en términos de fiabilidad".

La situación mejoró notablemente en la segunda tanda para el piloto madrileño, que rondó las posiciones cabeceras para culminar la tanda en quinto lugar. "Esta tarde fuimos capaces de rodar tanto como queríamos y recuperamos un poco del tiempo en pista que perdimos por la mañana. El coche se manejaba bien en el agua, me dio confianza en caso de que llueva mañana o el domingo, y me siento en buena forma en la pista".

Max Verstappen, por su parte, vivió una situación inversa, al menos en cuanto a resultados. Terminó quinto la primera tanda, pero fue uno de los cuatro pilotos que no completó una vuelta cronometrada en la segunda, afectado por la cambiante meteorología. "Hoy ha sido un día un poco complicado: no hemos dado muchas vueltas y las condiciones meteorológicas cambiaban constantemente... Cuando salimos con neumáticos de seco, empezaba a llover, y cuando salíamos con intermedios, la pista se estaba secando. Ha sido genial estar de nuevo en el coche, y espero que mañana podamos estar más tiempo en pista".