Zandvoort está cada vez mas cerca de la F1

Mucho se ha hablado de la vuelta de circuitos antiguos al mundial de Fórmula 1. Con la vuelta del Autódromo Hermanos Rodríguez para el Gran Premio de México, ahora podría ser el turno del trazado de Zandvoort, icónico circuito que acogió el Gran Premio de los Países Bajos y que ahora podría volver a retomar su lugar en el mundial.

El circuito acogió el Gran Premio de los Países Bajos de Fórmula 1 entre los años 1952 y 1985, entre otras pruebas. Los rumores ya surgieron el último año, y han vuelto a surgir a comienzos de este 2016 coincidiendo con la irrupción del piloto neerlandés Max Verstappen en el Campeonato del Mundo. "Todo el mundo está entusiasmado con la idea, pienso que el gobierno y la industria deberían trabajar en equipo para lograrlo", afirma un político local.

Ahora, la prensa local informa que Zandvoort ha sido comprado por el príncipe Bernhard, de la Casa de Orange-Nassau. La Casa de Orange-Nassau ha jugado un gran papel en la historia reciente de los Países Bajos. El actual monarca neerlandés, Guillermo Alejandro, es perteneciente a la Casa de Orange-Nassau. El príncipe Bernhard es hijo de la princesa Margarita, tía del actual monarca.

El príncipe y un socio empresario compraron el circuito de Zandvoort a Hans Ernst, quien ha controlado Zandvoort durante más de tres décadas. "Éste es el sueño definitivo. Assen ha sido bien desarrollado, y Zandvoort le seguirá, con la intención de que junto con el circuito de Zolder en Bélgica se forme un fuerte triángulo de circuitos en esta parte de Europa", comenta Bernhard acerca de la posibilidad de volver a ver a Zandvoort en el mundial de Fórmula 1.