Pastor admite que su adiós fue como un rayo caído del cielo

En septiembre de 2015, dos meses antes de acabar el campeonato, Pastor Maldonado fue renovado por Lotus. Sin embargo, en enero comenzaron a surgir rumores de que su presencia en Fórmula 1 peligraba, aunque desde el equipo (ahora Renault) se apresuraban en desmentirlo. Pero el río que sonaba, agua llevaba, y el venezolano fue sustituido por el ex piloto de McLaren, Kevin Magnussen. Ahora ha narrado, en una entrevista para la revista italiana AutoSprint, cómo ocurrió: "No había un acuerdo claro y la situación se precipitó en unas pocas horas. Me encontré sin patrocinador, y el resto fue la consecuencia". La retirada del apoyo de PDVSA (la petrolera estatal de Venezuela que le patrocinó durante toda su trayectoria) había provocado su salida de la máxima categoría.

Pastor afirma no sentirse enfadado, pero la noticia fue como un jarro de agua fría: "No estoy enfadado, no soy vengativo, pero obviamente no me siento feliz. Fue como un rayo caído del cielo". El cambio de gobierno en el país sudamericano desembocó en la decisión de no continuar con el apoyo cercano a los 30 millones de dólares que aportaba la PDVSA, aunque Maldonado no quiere mojarse: "No comento. Son aspectos delicados, debo todavía entenderlo, aclararme y pensar solo en trabajar para encontrar una alternativa para seguir corriendo. La PDVSA hasta ahora ha hecho un gran trabajo, y el programa estatal había previsto el apoyo a otros pilotos y en otros deportes. No llegaron tantos resultados y récords a nivel olímpico por casualidad, así que estoy seguro de que el apoyo al deporte seguirá". Pese a su victoria en España 2012, lamenta su mala suerte: "Ese día salió todo, y fue inolvidable. Fue una de las más grandes sorpresas en la Fórmula 1, aunque no para mí. Pero he corrido para Williams y Lotus en los peores momentos de su historia".

Salió disgustado de Williams a finales de 2013: "Estaba muy descontento por los errores que veía hacer al equipo, pero su gran valor se mantiene intacto". Su paso a Lotus, una escudería que estaba haciendo las cosas muy bien, no fue lo esperado: "El coche no era bueno, empezamos a probarlo tarde, poco o nada, y tuvimos un montón de problemas con la unidad de potencia Renault. Al principio se encendía y se rompía al instante. Fue un inicio dificilísimo que, posteriormente, condicionó la temporada siguiente". En 2015, con motor Mercedes, todo parecía que iría a mejor, pero no fue así: "Fue realmente lamentable, porque el coche era bueno, pero los problemas económicos impidieron el desarrollo. Los problemas de fiabilidad venían de roturas de piezas viejas, con muchos kilómetros, que no podíamos sustituir por falta de dinero". Dinero que, con su ausencia, ha provocado la desaparición de Pastor Maldonado de la parrilla. No obstante, no tira la toalla: "No tengo sponsor, pero volveré y no excluyo ninguna categoría. Incluida la Fórmula 1".