McLaren está atada a la filosofía de Honda

La vuelta de Honda a la Fórmula 1, de la mano de McLaren, provocó mucha expectación. La unión entre escudería y motorista tenía un pasado lleno de éxitos que, en la primera temporada tras su regreso, dio paso a un año lleno de calamidades. El equipo de Woking estuvo lastrado por una unidad de potencia que ni funcionaba como las demás ni conseguía mantenerse con vida demasiado tiempo. Sin embargo, y aunque cabía esperar un giro radical en el enfoque del gigante japonés, su máximo responsable ha declarado, en palabras recogidas por el portal de la Fórmula 1, que mantendrán sus principios. El futuro de McLaren, que incluso sacrificó sus vacaciones de Navidad para estar a la altura esta temporada, está en manos de esa filosofía.

El motor "talla cero" que tantos problemas dio en 2015 se mantendrá este curso, al menos en tamaño. Así lo explicó Yasuhista Arai: "Los coches no pueden ir rápido sin la debida consideración a la resistencia del aire y la forma en la que las suspensiones se mueven. Es importante reducir el tamaño de la unidad de potencia de manera que no interfiera con el diseño del coche. McLaren nos dijo que no teníamos que ser tan agresivos con la reducción, pero estamos decididos a hacer la talla más pequeña de cualquier manera posible". Así explicó Arai cómo fueron los inicios del año pasado: "Tan pronto como resolvíamos un problema, aparecía otro. Sentimos los efectos de siete años de ausencia. Reconocíamos los problemas pero no detectamos las causas para elaborar las medidas para resolverlos y hacer los ajustes necesarios. Aproximadamente la mitad de nuestro equipo son nuevos en el campo, y acusamos esa ausencia de experiencia".

Por otra parte, Honda se resiste a contratar personal externo, como ya le dijo a su socio: "Tuvimos discusiones con McLaren. Nos preguntaron si teníamos los recursos suficientes y por qué hacíamos las cosas exclusivamente por nuestra cuenta. Nos pidieron que utilizáramos personal externo, por su natural perspectiva de movilidad de empleo en Europa. Pero explicamos que Honda tiene una filosofía diferente. No es aceptable para nosotros tener ingenieros que van a estar apenas tres meses o medio año". Por último, Arai lanzó una promesa: "Estamos dispuestos a cumplir con las expectativas de todos y alcanzar el podio tan pronto como sea posible. Vamos a resolver los problemas tecnológicos que no pudimos en 2015 y vamos a la primera carrera con mucha confianza".